El gobierno de Brasil acusó Estados Unidos de haber ofrecido "explicaciones falsas" sobre el espionaje realizado a la presidenta Dilma Rousseff, que causó un pedido por escrito de Brasilia.

"No nos dieron ninguna explicación razonable, todas las explicaciones que nos dieron se revelaron falsas", afirmó el ministro de Comunicaciones, Paulo Bernardo, al hablar sobre el espionaje del que fue blanco Rousseff, según denunció el exespía norteamericano Edward Snowden.

El gobierno de Rousseff espera una respuesta oficial esta semana sobre la denuncia del espionaje al teléfono y al correo electrónico de la mandataria, revelado el domingo por la TV Globo, en base a documentos de Snowden.

Bernardo apuntó que el espionaje que realizó EEUU en Brasil "es de tipo comercial, industrial, de petróleo, de peso comercial" y aseveró que "el mundo civilizado está conmovido por este caso".

El ministro se negó a afirmar o a descartar la realización del viaje de Rousseff a Washington, del 23 de octubre, aunque los primeros rumores indican que sí lo hará.

Luego de conocida la noticia de que hasta el celular de Rousseff habría sido espiado por EE.UU., Brasilia expresó formalmente el lunes su contrariedad y exigió explicaciones al embajador Thomas Shannon.

Rousseff y su par estadounidense, Barack Obama, podrían reunirse en Rusia, en el marco de la cumbre del Grupo de los 20, para analizar la crisis originada por el espionaje, reprodujo Ansa.

No se descarta que Rousseff mantenga un encuentro a solas con Obama para conversar sobre informaciones obtenidas por Snowden, reportó hoy el canal Globo News.

La oficina de prensa del Planalto divulgó hoy una nota en la que se reporta que Rousseff se encuentra en Rusia y no están previstas actividades en su agenda oficial de este miércoles.

Medios brasileños estiman que una eventual conversación entre Rousseff y Obama sería el marco propicio para analizar si continúa en pie la cumbre que ambos deberían celebrar en octubre en Washington.

Una respuesta menos vaga. Luego de conocida la noticia de que hasta el celular de Rousseff habría sido espiado por EE.UU., Brasilia expresó formalmente el lunes su contrariedad y exigió explicaciones al embajador Thomas Shannon.

Por su parte, el periodista norteamericano Glenn Greenwald, que publicó en el diario The Guardian una serie de artículos sobre el espionaje norteamericano sobre Brasil, recomendó que Rousseff adopte una posición "enérgica" ante Obama.

El reportero estadounidense, radicado en Rio de Janeiro, opinó en entrevista publicada hoy por un portal de noticias que Rousseff debería tener una reacción "enérgica, menos vaga" luego de que se divulgó que ella fue objeto de espionaje por parte de agencias de inteligencia norteamericanas.

"Esos documentos publicados el domingo muestran algo extremo, porque se refieren específicamente a los presidentes Rousseff y al mexicano Peña Nieto, los blancos fueron esos líderes de manera personal y ese fue el primer artículo que escribí en el que los blancos son líderes democráticos", comento Greenwald.