Brasilia, Xinhua. El ministerio de Relaciones Exteriores de Brasil informó este lunes que convocó al embajador británico en Brasilia, Alexander Ellis, para expresar la insatisfacción de su gobierno por la detención este domingo del brasileño David Miranda, en el aeropuerto de Heathrow, en Londres.

Miranda, de 28 años, es compañero del periodista Glenn Greenwald, quien reveló en el diario británico The Guardian, la información sobre la estrategia de ciberespionaje del gobierno de los Estados Unidos, provista por el exagente de inteligencia Edward Snowden.

El brasileño había viajado a Alemania para encontrarse con una periodista que realiza una investigación sobre las denuncias de espionaje, y fue detenido en Heathrow durante una escala de su vuelo de regreso a Brasil.

Según Miranda, agentes de Scotland Yard le hicieron preguntas detalladas sobre su vida particular y le quitaron su computadora, teléfono celular, cámara fotográfica y otros equipamientos electrónicos, además de su pasaporte.

En la tarde del domingo, Itamaraty, sede de la cancillería brasileña, divulgó una nota en la que calificó de "injustificable" la detención, y este lunes el canciller Antonio Patriota reforzó que el gobierno pedirá explicaciones a Londres.

Al regresar este lunes a Brasil, Miranda pidió al Senado brasileño tomar cartas en el asunto.

"No hay justificación al tratamiento dado a un ciudadano brasileño sobre quien no pesa ninguna sospecha de relación con el terrorismo u otra actividad ilícita, retenido durante nueve horas incomunicado. Esperamos que eso no se repita. Será muy importante que transmitamos eso de manera muy clara al gobierno británico", afirmó.

Se prevé que esta tarde Patriota converse (vía telefónica) también con el canciller británico, William Hague, sobre la detención del ciudadano brasileño.

Al regresar este lunes a Brasil, Miranda pidió al Senado brasileño tomar cartas en el asunto.

El periodista Greenwald, por su parte, calificó la actitud de las autoridades británicas como una "intimidación a la prensa" para impedir que continúen las denuncias sobre espionaje ilegal.

La semana pasada, el secretario de Estado de los Estados Unidos, John Kerry, afirmó durante en visita a Brasilia que su país continuarácon sus programas y pidió "comprensión y aceptación" por parte del gobierno brasileño.

El diario O Globo publicó a comienzos de julio documentos obtenidos a partir de las denuncias de Snowden, en lo que se revela que Estados Unidos practicaban un espionaje masivo sobre comunicaciones electrónicas y telefónicas en Brasil.