Brasilia. Brasil propondrá la creación de un fondo conjunto con China, India y Sudáfrica para ayudar a los países pobres a adaptarse al calentamiento global como parte de un intento más amplio para revivir las estancadas negociaciones climáticas.

El ministro de Medio Ambiente de Brasil, Carlos Minc, dijo en una entrevista el miércoles en la noche que lanzaría la propuesta en una cumbre climática entre Brasil, Sudáfrica, India y China este fin de semana en Nueva Delhi.

"Su propósito será ayudar a países muy pobres a adaptarse al cambio climático", dijo Minc, quien agregó que China ya había expresado interés en el proyecto.

Se trata de un intento por inyectar nuevos bríos a las negociaciones para limitar el cambio climático, luego de que la cumbre de Copenhague no consiguió llegar a un acuerdo amplio y definitivo.

Denominados países Basic, los cuatro mercados emergentes alcanzaron un acuerdo no vinculante sobre principios generales con Estados Unidos en Copenhague.

Pero varios países pobres dijeron que las naciones ricas no estaban ofreciendo recortes suficientes de sus emisiones y temían que no recibirían tecnología ni financiamiento suficiente para lidiar con el calentamiento global.

La reunión de Nueva Delhi buscará proveer soluciones concretas para países pobres, pero también destacará la necesidad de que los países ricos hagan más, especialmente Estados Unidos, explicó Minc.

"Los recursos que destinaremos a ello llamarán la atención a cómo ellos están escapando a sus responsabilidades", aseguró Minc, sin entregar cifras.

Los países ricos han prometido US$30.000 millones para el período 2010-2012 y establecieron la meta de US$100.000 millones para el 2020, mucho menos de lo que querían los países en vías de desarrollo.

Dado que la cumbre de Copenhague tampoco entregó una hoja de ruta, grupos como la Unión Europea y los países Basic necesitan tener posturas unificadas para acelerar las negociaciones entre uno y otro, dijo Minc.

Las cuatro economías emergentes tratarían de estandarizar sus metas de emisión usando las mismas formas de medición, explicó Minc.

Brasil pretende recortar sus emisiones en hasta 39% para 2020, mientras que China prometió cortar la cantidad de dióxido de carbono que produce por cada punto de crecimiento económico en 40-45% para 2020.

Transferencia de tecnología. Los países Basic también buscarán una postura común en la transferencia de tecnología.

Minc propone medidas para crear cooperaciones en que los países no sólo tengan acceso a la tecnología, sino que también reciban ayuda para aplicarla en forma apropiada.

Países como Australia, Canadá y Estados Unidos deberían entregar inmediatamente a naciones como China y la India tecnología para almacenar carbono bajo tierra, sostuvo.

"Los países ricos exigen recortes de emisión de los Basic y diremos sí, pero primero deben entregarnos la tecnología más avanzada", afirmó Minc.

Brasil ofrece imágenes satelitales para que países de Latinoamérica y Africa puedan medir la destrucción de su selva tropical, responsable de hasta un 20 por ciento de las emisiones globales de carbono.

También presta conocimiento sobre administración de recursos acuíferos, así como también tecnología para producir y usar etanol poco contaminante como combustible para automóviles, dijo Minc.

Noruega ha prometido US$1.000 millones para un recientemente creado fondo para la protección de la selva amazónica hasta 2015, mientras que Alemania anticipó 18 millones de euros (US$26,8 millones).

Según Minc, otros tres países de Europa anunciarían donaciones pronto.