Río de Janeiro. Las Armadas de Brasil e Italia realizarán una operación conjunta para el envío de casi 1.000 militares a Haití, además de médicos e ingenieros para ayudar a reconstruir el país devastado por un fuerte terremoto, en el que se calcula que murieron unas 200.000 personas.

El portaaviones italiano Cavour zarpará el 28 de enero con 900 militares italianos y 75 brasileños rumbo a Haití, y se prevé que deberían arribar al país caribeño antes del 2 de febrero.

Brasileños e italianos prestarán ayuda humanitaria y, principalmente, auxilio médico a los haitianos heridos en el terremoto del 12 de enero que dejó en ruinas a la capital, Puerto Príncipe.

Brasil va a enviar médicos y enfermeros cedidos por el Ministerio de Salud, mientras que los italianos se harán presentes con personal médico e ingenieros para trabajar en obras de reconstrucción.

"El país fue destruido y prácticamente no hay más estructura médica. Las necesidades son muy grandes", dijo el subjefe de operaciones de la Armada brasileña, contraalmirante José de Melo Pinto.

El Congreso brasileño aprobó el lunes el envío de otros 1.300 militares a Haití. Inicialmente viajarán al país del Caribe 900 soldados y el resto acudirá sólo si fuera necesario.