Sao Paulo. El tesorero del gobernante Partido de los Trabajadores (PT) de Brasil defraudó a inversores en 2005 cuando era director de una cooperativa estatal de la vivienda y financió ilegalmente campañas de la organización política, reportó el domingo una revista, citando a funcionarios no identificados.

Si el escándalo gana espacio en los medios, podría hacer fracasar los planes del tesorero del PT, Joao Vaccari, de supervisar el financiamiento de la campaña de la aspirante a suceder al presidente Luiz Inacio Lula da Silva, la jefa de gabinete Dilma Rousseff, en las elecciones de octubre.

Lula, que está terminando su segundo mandato, no puede presentarse para los comicios del 2010.

El reporte de Veja, la revista de mayor circulación de Brasil, dijo que el Ministerio Público de Sao Paulo había abierto una investigación sobre si Vaccari defraudó a inversores con al menos 31 millones de reales (US$17 millones) cuando era director de la cooperativa Bancoop y canalizó los fondos a las arcas de miembros del PT sin su debido registro en los libros.

El reporte, que tuvo amplia repercusión en otros medios, no identificó ninguna fuente.

Reportes de escándalos de corrupción a menudo aparecen antes de elecciones importantes en Brasil, con serias consecuencias políticas. En 2001, diarios publicaron fotos en sus primeras planas de dinero ilegal que pusieron fin a la temprana carrera presidencial de Roseane Sarney, hija del ex presidente Jose Sarney.

Pero Lula emergió tan popular como siempre después del escándalo llamado Mensalao durante su primer mandato, en el cual líderes del partido PT fueron acusados de poseer cuentas para comprar votos de parlamentarios. Lula nunca se vio directamente implicado, aunque varios miembros de su círculo interno dimitieron.

Vaccari negó en el sitio de internet del PT que fuese culpable de delitos y dijo que él y su partido estaban a disposición de las autoridades y aportarían cualquier documento necesario.

"Nunca ha habido ningún tipo de acusación contra mí ni he respondido nunca a algún proceso criminal o civil", escribió.

En un comunicado por separado, Bancoop dijo que las acusaciones aparecidas en Veja no eran nuevas y que ya había respondido a ellas adecuadamente.