Brasilia. La reunión del Grupo de Río en Cancún será el marco escogido por el presidente de Brasil, Luis Inácio Lula da Silva, para reunirse con su par mexicano, Felipe Calderón, y lanzar las negociaciones en miras de un tratado de libre comercio entre ambos países.

El portavoz de la presidencia brasileña, Marcelo Baumbach, afirmó que "las discusiones preparatorias, impulsadas por la decisión de los presidentes en agosto pasado avanzaron de forma significativa".

Durante la visita de Felipe Calderón a Brasil en agosto de 2009, se comprometió a plantear en México la propuesta de empresarios de Sao Paulo para implementar un TLC entre Brasil y México, lo que significaría unir a las dos mayores economías latinoamericanas, dijo El Universal.

Después, en septiembre, una delegación brasileña viajó a México para iniciar los trabajos preparatorios para la reducción de los aranceles de los principales productos del comercio bilateral.

Además del TLC, Calderón y Lula “deberán dar continuidad al proceso de intensificación de la agenda bilateral y revisar los principales temas de actualidad en la región, como Haití y Honduras", explicó el portavoz brasileño.

Asimismo es posible que en la cita se anuncie que la petroquímica brasileña Braskem invertiría US$2.500 millones en México.

Al respecto, Baumbach dijo que ello “debería generar muchos empleos permanentes, cerca de 3 mil, y durante las obras, de 6 mil a 8 mil puestos de trabajo".

Sin embargo advirtió que "no puedo garantizar que sea hecho el anuncio porque se trata de una empresa privada. Pero se espera que se haga. Brasil pretende ganar presencia en México con más inversiones”.

Baumbach recordó que las inversiones brasileñas en México “son de mil millones de dólares".