Sao Paulo. Brasil redujo la población de las favelas 16% entre 2000 y 2010, lo que ha significado una mejora en las condiciones de vida de 10,4 millones de habitantes, dijo Naciones Unidas (ONU).

Las cifras están recogidas en el informe "Estado de las Ciudades del Mundo 2010/2011: Uniendo al Urbano Dividido", elaborado cada dos años por el Programa de las Naciones Unidas para los Asentamientos Humanos.

El número de brasileños en las favelas cayó de 31,5% de la población, a 26,4%, gracias a diversas políticas socioeconómicas. El documento resalta la creación del Ministerio de las Ciudades y los subsidios de materiales de construcción, terrenos y servicios.

La reducción de la tasa de crecimiento poblacional y de la migración del campo a la ciudad también contribuyeron, según el documento de la ONU.

Asentamientos precarios. El informe señala que 227 millones de personas en todo el mundo dejaron de vivir en asentamientos precarios en la última década, con lo que pasaron a ser parte de la "ciudad formal".

Eso significa que los gobiernos mundiales lograron superar la meta de "mejorar la calidad vida de al menos 100 millones de habitantes" hasta el 2020.

El programa de la ONU dijo que aún se necesitan más esfuerzos, dado que el "número absoluto" de gente que vive en favelas creció de 776,7 millones en 2000 a 827,6 millones en 2010.

Las favelas han recibido a más de 55 millones de nuevos habitantes desde 2000.

Si sigue ese ritmo de crecimiento, la ONU proyecta que la población que vive en favelas aumentará en 6 millones cada año hasta 2020, llegando a un total de 889 millones de habitantes en ese año.

La Africa subsahariana es la región que concentra la mayor población en favelas, donde 199,5 millones de personas, o 61,7% de su población urbana, vive en tales lugares. América Latina y el Caribe aparecen con 110,7 millones, o 23,5%.

En Latinoamérica, Brasil, Argentina, México y Colombia representan juntos 79% de la mejora en la calidad de vida lograda por la región durante el período.

"De estos países, Argentina y Colombia fueron los que tuvieron mayor éxito, reduciendo su población de habitantes de favelas en dos quintos gracias a mejores viviendas y a un mejor acceso al abastecimiento de agua y los servicios sanitarios", añadió el informe.