Sao Paulo. El gobernador de Sao Paulo, José Serra, dijo este viernes en una entrevista en televisión que se postulará a las elecciones presidenciales de octubre en Brasil, por el opositor Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB).

Pese a no haber dicho literalmente ser candidato, afirmó que lanzará su candidatura a fines de abril.

"Faltan pocos días (...) a comienzos de abril", dijo Serra en una entrevista con el periodista José Luiz Datena, del canal de televisión Bandeirantes, cuando le preguntó cuándo presentaría su candidatura.

El PSDB esperaba desde hacía meses la confirmación pública del gobernador paulista sobre su candidatura a la presidencia de Brasil.

En las últimas semanas, líderes del partido, como el senador Tasso Jereissati, habían reclamado públicamente que Serra no se había presentado todavía como precandidato presidencial, aún después de que el oficialista Partido de los Trabajadores (PT) proclamó a la jefa de Gabinete, Dilma Rousseff, en febrero.

En la entrevista, Datena preguntó cómo Serra iba a negar ser candidato a la presidencia, ante lo cual el gobernador se mostró menos evasivo que en ocasiones anteriores.

"No, no lo estoy negando. Estoy diciendo que en este momento, mientras esté en el gobierno (del estado de Sao Paulo), no voy a hacer campaña, sólo eso", afirmó.

Tampoco esquivó completamente cosas más complejas, como la posibilidad de tener al gobernador del estado de Minas Gerais, Aécio Neves, de su mismo partido, como su vicepresidente.

"La cosa del vice es mucho más adelante (...) es un asunto que sólo será resuelto bastantes después, a fin de mayo, junio", afirmó. En estos momentos, Neves es precandidato al Senado.

Sobre la disputa con Rousseff, Serra reconoció que el actual gobierno hizo cosas buenas, pero que aún existe problemas y que los electores decidirán "quién es más capaz de garantizar las cosas buenas y mejorarlas y quién es capaz de enfrentar los problemas".

"Naturalmente, ahí pesan las ideas, las propuestas y pesa el pasado, lo que hizo cada uno, cómo fue probado en la vida pública", agregó.

Serra señaló un aspecto de su estrategia de campaña: no polemizar con el presidente Luiz Inácio Lula da Silva y enfatizar que será el candidato vencedor el que manejará al país en los próximos cuatro años.

"Lula tuvo dos mandatos, está terminando bien el gobierno. Lo que nosotros queremos para Brasil es que (...) siga bien y hasta mejor", dijo.

"Tienes que ver quién va a ser presidente, quién va a dirigir las cosas. Porque el presidente es insustituible (...) no gobierna tercerizado", remarcó.