Londres. El nuevo Gobierno de Gran Bretaña divulgará dentro de dos semanas un acuerdo de coalición más completo sobre un amplio rango de políticas y el anuncio probará que la alianza funciona, dijo el domingo el primer ministro David Cameron.

En una entrevista con BBC TV, Cameron también reiteró la visión del Gobierno de que la acción más fuerte para encarar un déficit presupuestario récord de más del 11 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) sería recortar gastos, en lugar de aumentar los impuestos.

Los conservadores de centroderecha de Cameron unieron sus fuerzas con el más pequeño partido Liberal Demócrata, después de que las elecciones parlamentarias del 6 de mayo no arrojaron resultados concluyentes y llevaron a la formación del primer Gobierno de coalición de Gran Bretaña desde 1945.

Los dos partidos establecieron un acuerdo inicial de coalición el miércoles, cubriendo decisiones en áreas clave como la economía, y asuntos sobre los que tienen opiniones radicalmente diferentes como la inmigración, defensa y las relaciones de Gran Bretaña con Europa.

"Ya tenemos un muy buen acuerdo de coalición (...) pudimos evaluar áreas difíciles de la política y acordar en esas primero, cosas como Europa y la inmigración y los impuestos, ya hemos hecho el trabajo pesado", dijo Cameron a la BBC.

"Necesitamos también un acuerdo de coalición más completo que cubra otras áreas políticas (...) habrá un documento más formal en el próximo par de semanas", aseveró.

Duración de la alianza. El socio de coalición de Cameron, el líder liberal demócrata y viceprimer ministro, Nick Clegg, se estaba preparando para brindar una conferencia especial a miembros del partido donde se debatirá el acuerdo.

Muchos miembros del partido de centroizquierda de Clegg consideran que la colectividad abandonó sus valores básicos con el pacto de coalición, pese a que éste contó con la aprobación de sus altos dirigentes antes de ser anunciado.

Sin embargo, es poco probable que la votación del domingo, que se produce después de encuestas que sugieren que algunos liberales demócratas se habían cambiado al Partido Laborista, tenga un impacto inmediato sobre la coalición.

Una falta de respaldo generalizada al partido de liberales demócratas avergonzaría a Clegg y podría plantear dudas sobre la longevidad de la coalición con los conservadores.