Tokio. Tras el asesinato dieciséis jóvenes en la madrugada del domingo en Ciudad de Juárez, el presidente de México, Felipe Calderón, anunció que se fortalecerá la estrategia de seguridad en dicha zona fronteriza.

Desde Tokio, donde realiza una visita oficial, el mandatario sostuvo que “la problemática en Ciudad Juárez rebasa con mucho la mera acción policiaca o incluso la del crimen organizado. Es una problemática compleja de carácter no sólo criminal sino social y reclama por lo mismo una estrategia mucho más amplia e integral”, consignó Milenio.

Anunció que en los próximos días el gobierno detallará el contenido de una estrategia integral para la ciudad más violenta del país, con el fin de aumentar la efectividad de la acción de la justicia “contra delitos de impacto tan fuerte como el que hoy repudiamos”.

En el Club de Periodistas de Japón explicó que la matanza de los jóvenes fue hecha “probablemente por otro grupo con quien, es una de las hipótesis que se investiga, tenían cierta rivalidad”.

El procurador general de la República, Arturo Chávez y el secretario de Seguridad Pública Genaro García Luna, fueron instruidos por Calderón, de colaborar para deslindar responsabilidades y llevar a los culpables ante la justicia.

Críticas de legisladores. En tanto, legisladores federales afirmaron que si el gobierno no hace cambios en la estrategia contra el crimen organizado, el sexenio de Felipe Calderón culminará con más de 30 mil asesinatos cometidos por las mafias, señaló El Sol de México.

El coordinador del PRI en San Lázaro, Francisco Rojas, denunció que la violencia en México "cada día rompe récords", por lo que llamó a cambiar las políticas contra la delincuencia organizada, pues "evidentemente algo no está funcionando", sentenció

En la misma línea el diputado del PRI Fernando Morales afirmó que la administración de Calderón terminará con más muertos que los que hubo en la guerra de Estados Unidos contra Irak.

Por su parte, Alejandro Gertz Manero, de Convergencia, consideró que hay un problema estructural en las instituciones de seguridad y de justicia. "Ellos sí quedan bien con sus jefes, todo lo demás no les importa", dijo.