Caracas. El canal de televisión venezolano RCTV anunció este lunes que hará un nuevo intento para volver a las pantallas del país, pese a que el gobierno del presidente Hugo Chávez lo sacó del aire dos veces, argumentando que había incumplido leyes de telecomunicaciones.

El gobierno no renovó la señal abierta de RCTV en 2007, lo que le valió protestas que llevaron a Chávez a su única derrota electoral en 11 años de mandato, y el mes pasado aplicó una reforma legal que hizo que las empresas de televisión por suscripción sacaran a RCTV Internacional del aire.

La legislación impide a RCTV Internacional -creada tras el cese de la señal abierta- transmitir sin plegarse a las normas de Productores Nacionales Audiovisuales (PNA), que obligan a los canales con mayoría de programación venezolana a transmitir los frecuentes y extensos discursos de Chávez, emitidos encadenando radios y televisoras, además de limitar su publicidad.

Las empresas 1BC, dueñas del canal, plantean sacar dos señales: la primera es RCTV Internacional, que seguirá "bajo protesta" las normas de los PNA, y RCTV Mundo que tendrá mayoría de programación internacional, según su presidente Marcel Granier.

"RCTV Internacional-PNA va a ser una empresa profundamente discriminada", dijo Marcel Graniel en conferencia de prensa.

"No tiene acceso a la señal de televisión abierta (...) y tiene una comercialización discriminatoria en su contra que no le permite comerciales, sino al final de cada programa", agregó.

RCTV Mundo, cuyos ingresos deben ayudar a mantener su señal hermana, tendrá 71% de programación extranjera, para cumplir la regulación que según Granier socava el empleo de productores venezolanos.

Sin embargo, los reguladores nacionales deben aprobar las señales que planea sacar 1BC, lo que Granier calcula que podría demorarse por interés político.

El ministro de Obras Públicas, Diosdado Cabello, -que encabeza el regulador del sector- aplaudió que RCTV reconociera la ley al solicitar la autorización para operar.

Aunque era principalmente de entretenimiento, el canal emitía espacios de opinión con duras críticas hacia el gobierno, y Chávez lo acusa de apoyar su breve derrocamiento en 2002 y de afectar la tranquilidad de la población.

El gobierno también retiró la concesión de decenas de radioemisoras en el país meses atrás al tiempo que ha fundado medios de comunicación -radios, diarios y una cadena internacional de noticias de televisión- lo que le ha valido señalamientos nacionales e internacionales de que ataca la libertad de expresión.