Berlín. Grecia no necesita ayuda financiera y la Unión Europea no debería hacer del tema de un rescate al endeudado país el centro de su cumbre de la semana próxima en Bruselas, dijo el domingo la canciller alemana, Angela Merkel.

En una entrevista con la radio Deutschlandfunk, Merkel dijo que temía causar turbulencia en los mercados financieros al dar "falsas expectativas" sobre la ayuda. La canciller reiteró que Grecia debe resolver sola sus problemas de deuda por bien del euro.

El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso, instó a los Estados miembros de la UE acordar un paquete de ayuda de emergencia para Grecia en la cumbre del 25 y 26 de marzo en Bruselas, después de que Atenas dijera que podría acudir al Fondo Monetario Internacional (FMI).

"No hay una amenaza de insolvencia", dijo el domingo Merkel. "No creo que Grecia tenga una grave necesidad financiera de la comunidad europea y eso es lo que el primer ministro griego ha estado diciéndome", señaló.

Barroso también señaló que los 16 países que comparten la zona euro deberían estar listos para realizar préstamos coordinados bilaterales a Grecia, a fin de ayudarla a reducir su déficit de presupuesto y refinanciar sus deudas, que se acercan al 120 por ciento de su Producto Interno Bruto (PIB).

En una medida que parecía diseñada a llamar la atención de los Estados miembros del bloque y en particular para ganar el apoyo alemán a un plan de rescate, Barroso indicó que no se debe permitir que la situación continúe empeorando y que se necesitaban acciones rápido.

Pero Merkel rechazó esas declaraciones con una retórica inusualmente clara.

"No veo que Grecia necesite dinero por el momento y el Gobierno griego lo ha confirmado. Esa es la razón por la cual les pediría no avivar la turbulencia en los mercados dando falsas expectativas sobre la reunión de consejo del jueves", sostuvo.

"Creo que, siempre que Grecia no necesite ayuda, este tema no debe ser el centro de nuestras negociaciones", agregó la canciller, insistiendo en que los problemas de Atenas no estarán en la agenda del encuentro del jueves.

Sin embargo, los líderes de la UE esperan discutir el asunto, después de que Grecia dijera que podría no cumplir con sus promesas de recortar el déficit si sus costos de deuda seguían siendo altos y que podría busca la ayuda del FMI.