Reaccionando sobre el primer encuentro de los agentes de Bolivia y Chile en La Haya, el canciller chileno Alfredo Moreno apuntó este miércoles a que se inició una nueva etapa en la Corte Internacional de Justicia (CIJ) donde será Bolivia la que “debe probar donde está la obligación, los compromisos de Chile de entregar parte de su territorio o mar” y estimó que en esta instancia ya no sirven las declaraciones, menos las que no son respetuosas.

“Ambos países comenzaron este proceso ante la Corte, que es el más alto órgano judicial de Naciones Unidas. En la primera etapa que corresponde a la memoria, Bolivia va a tener que probar cuál es esta supuesta obligación de negociar que tendría nuestro país, esta supuesta obligación de negociar un acceso soberano al océano Pacífico, esa supuesta obligación legal que tendría nuestro país de otorgar un pedazo de nuestro territorio y concedérselo a nuestro vecino”, afirmó el canciller.

“Todos los chilenos sabemos que esto (el compromiso) no existe y ahora Bolivia tendrá que probarlo”, dijo Moreno, agregando que el “peso de la prueba está en Bolivia”.

Y al respecto, Moreno reafirmó: “Chile no ha tomado ningún compromiso con ningún otro país de otorgarle una parte soberana a otro país”. Explicó que esto requiere de un acuerdo, que no existe. “No hay ningún compromiso”, enfatizó.

“Es ahora el momento de en que se inicia el proceso y Bolivia tendrá que probar, de acuerdo al derecho internacional cuáles son las bases, los documentos, los tratados, los compromisos que Chile ha tomado”, afirmó.

Respeto mínimo y razonable. También dijo que en esta etapa “las declaraciones públicas, más aún las que no revisten el respeto mínimo y razonable que requieren las relaciones entre dos países vecinos, ya no sirven”.

Sin embargo, Moreno no quiso comentar los dichos de Morales y se remitió a lo que ya había dicho durante la mañana el agente Felipe Bulnes, quien aseguró que Chile no va a contestar las declaraciones del Presidente Morales, "quien representa a su país, por lo que tomamos debida nota de sus planteamientos".

Moreno se refería a las reiteradas acusaciones del Presidente boliviano Evo Morales contra su homólogo chileno de “mentir” al decir que no hay temas limítrofes pendientes entre ambos países.

El gobierno chileno ha considerado poco respetuosas e incluso “majaderas” esas acusaciones, las que “no vale la pena responder”.

La próxima semana. Explicó asimismo, que el presidente de la CIJ, Peter Tomka, escuchó las opiniones de cada país sobre los plazos para la memoria que debe presentar Bolivia y ese mismo plazo va a tener Chile para presentar su contramemoria.

“El presidente de la corte ha recibido las opiniones de cada una de las partes (sobre los plazos) y nos ha señalado que, probablemente la próxima semana, luego de haber llevado este tema a la CIJ, ella va a determinar cuáles van a ser estos plazos”, afirmó.

“Vamos hacer todo lo que sea necesario”. Sobre Bulnes, que es agente de Chile y embajador en Estados Unidos, Moreno señaló que “destinará todo el tiempo que requiera este trabajo” y explicó que “probablemente va a dejar de ser embajador en algunos meses más, aunque sea sólo por el cambio de Gobierno, (marzo) ese es el plazo más largo que podría estar ahí”.

Y añadió que “si es necesario se harán los cambios y los reforzamientos necesarios. Pero por el momento nos parece que las cosas son perfectamente compatibles. En la medida en que se requieran más recursos, más tiempo o más destinación del embajador Bulnes o de cualquier otra persona eso se va a hacer, porque esto de la primerísima importancia para el país”.

“Todo lo que sea necesario para poder defender el derecho de Chile lo vamos a hacer”, apuntó, agregando: “Todos los recursos, los equipos legales, todo está a disposición del embajador Bulnes”.

Tema bilateral. Y respecto a la decisión de Bolivia de ir a la Corte de La Haya, Moreno desdramatizo el caso asegurando que “esta es una manera en que los países resuelven sus diferencias".

“Cada país es libre de poder presentar una demanda, lo importante es si tiene o no tiene fundamento y nosotros consideramos que en caso de Bolivia, no se cuenta con ese fundamento”, dijo.

“Para Chile y para la comunidad internacional este es un tema estrictamente entre Chile y Bolivia, donde este último país ha acudido a una corte que es parte de los mecanismos bilaterales que se pueden utilizar y Chile responderá dentro de esa Corte. Pero esto no es materia de otros países. Este tema ha dejado de estar en manos de la OEA, ha dejado de ser materia de discusión de otros países y ha dejado de estar donde nunca debió estar”, apuntó.