Según información que se conoció en las últimas horas, el presidente Sebastián Piñera tomó la decisión de que el canciller Roberto Ampuero no viaje a La Haya para escuchar el fallo de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) sobre la demanda marítima boliviana.

Lo anterior trascendió desde el interior de la delegación que acompaña al Mandatario en su viaje a Estados Unidos y se debería a que el Gobierno chileno encontró que era más importante que el ministro de Relaciones Exteriores esté en el país para que participe de actividades oficiales, en vez de ir a la Corte.

De esta forma, la presencia de Chile en La Haya estará encabezada por el agente y los coagentes de la demanda, algo muy distinto a Bolivia: su delegación será encabezada por su presidente Evo Morales, además de otras altas autoridades del Estado altiplánico.

El lunes, Piñera estará acompañado de los presidentes de la Corte Suprema, el Senado y la Cámara de Diputados, además de los ministros del comité político, incluido Ampuero.

Bolivia presentó en 2013 una demanda ante la corte contra Chile para conseguir un acceso soberano al océano Pacífico, el que perdió tras una guerra en el siglo XIX, cuando cedió 400 kilómetros de costa y 120.000 kilómetros cuadrados de territorio en un tratado limítrofe suscrito en 1904.

En su defensa, Chile argumenta que no está obligado a negociar con Bolivia ya que las aspiraciones de la nación altiplánica fueron zanjadas hace más de un siglo.

Piñera admitió esta semana que entre las posibilidades del veredicto destacan que se rechace la petición de Bolivia, otra es que se acepte la petición de La Paz y que una tercera solución intermedia sería instar a las partes a negociar de buena fe, con o sin un resultado predeterminado.

* Con información de Biobio.cl y Reuters.