Buenos Aires. El canciller de Argentina, Jorge Taiana, dijo que su país "nunca" usará la fuerza para "recuperar" las Malvinas, en momentos en que una dilatada puja con Gran Bretaña, por la soberanía de las islas, se intensificó tras el inicio de la exploración petrolera en la zona.

Argentina ha reclamado el control de las islas australes desde que Gran Bretaña las ocupó en el siglo XIX. En 1982, tras la ocupación argentina de las Malvinas, se desató una guerra de dos meses que terminó con la retirada del país sudamericano.

"Los que llevan armas a las aguas del Atlántico Sur y a las Islas Malvinas son las fuerzas de ocupación británicas. La democracia argentina nunca utilizará la fuerza para recuperar las islas", dijo Taiana en declaraciones reproducidas en un sitio de internet de la Presidencia de Argentina.

"Utilizaremos todos los recursos del derecho internacional. El que está usando la fuerza es el Reino Unido", agregó.

Taiana se reunió el miércoles con el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, y le pidió que el organismo internacional intervenga en la disputa.

Gran Bretaña se refiere al archipiélago como Falklands y afirma que la perforación petrolera de la firma británica Desire Petroleum respeta la ley. Argentina asegura que es una violación de su soberanía.

La semana previa Argentina dijo que exigirá que todos los barcos que atraviesen sus aguas rumbo al archipiélago obtengan permisos de las autoridades locales.

El "Grupo de Río" de líderes latinoamericanos, que se reunió a principios de semana, emitió un comunicado apoyando las demandas de Argentina para detener la perforación cerca de las Malvinas.

Las Islas Malvinas no producen petróleo en suelo firme y no se ha probado que tengan reservas allí, pero las compañías petroleras aseguran que existen campos marítimos que podrían producir miles de millones de barriles del hidrocarburo.