La candidata a las presidenciales brasileñas, Marina Silva, presentó este viernes sus propuestas para mejorar el medioambiente de Brasil, luego de ser criticada por sus pares por no aterrizar sus ideales.

La candidata del partido Verde diseñó sus propuestas junto a los economistas Jacques Ribemboim y Clovis Cavalcanti, según publica este sábado El País.

Entre los proyectos destaca el uso de coches eléctricos, lo que se incluiría dentro de una nueva política del transporte público, que hoy supone una carga muy pesada para los trabajadores brasileños, que gastan la mitad de su sueldo para ir a trabajar, sobre todo en las zonas urbanas.

Asimismo, cambiar toda la flota de taxis de Brasil, que hoy usan combustible contaminante, por coches eléctricos, y ayudas federales a los gobiernos locales que limiten el uso de vehículos particulares en algunas zonas clave de las grandes ciudades, incentivando el uso de taxis baratos.