El presidente paraguayo, Horacio Cartes, dijo este sábado estar en "guerra contra la ausencia del Estado" durante un viaje realizado a Concepción (centro), donde el Gobierno atribuye el origen del grupo armado Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP).

"Acá tenemos que traer desarrollo, esta es una guerra contra la ausencia de Estado, este presidente no quiere ser otra cosa que herramienta de ustedes", dijo el mandatario tras reunirse con alcaldes de Concepción, según la agencia estatal IP.

El pasado sábado, cinco guardias de seguridad de una hacienda ganadera de una empresa brasileña en San Pedro fallecieron en un supuesto ataque del EPP, lo que elevó a unos 30 los muertos atribuidos al grupo desde 2005.

Cartes, quien asumió su cargo el 15 de agosto tras ganar las elecciones del pasado abril, resolvió de inmediato el envío de fuerzas militares a la zona, que sólo estaban esperando la modificación de la ley para poder entrar en combate contra el EPP, una lucha hasta ahora a cargo de la Policía.

El nuevo presidente promulgó el jueves las enmiendas a la Ley de Defensa para emplear al Ejército en casos de "agresión interna" como el terrorismo y las "amenazas" a las autoridades, que le había solicitado al Legislativo.

En menos de 24 horas, la Cámara de Diputados y el Senado debatieron y aprobaron las enmiendas que modifican la ley para poder utilizar a las Fuerzas Militares en el EPP sin necesidad de imponer un estado de excepción.

"No vayan a confundir que esto es una guerra a la cabeza de fulano. Acá nosotros tenemos que llegar con salud, con desarrollo y con trabajo", dijo este sábado el presidente, durante una visita a uno de los departamentos más empobrecidos de Paraguay.

Cartes destacó que la zona norte del país tiene "todas las potencialidades para experimentar un desarrollo considerable" y que lo único que hace falta son los recursos para el aprovechamiento de esas oportunidades.

"Yo les invito, vamos a ponernos las pilas, vamos a trabajar juntos, lo único que no tiene este país es plata, después tenemos todo lo que el mundo quiere, la tierra está esperando ser trabajada y vamos a salir a trabajar", prometió Cartes.