La Casa Blanca envió este sábado al Congreso un proyecto de resolución que autoriza una acción militar de Estados Unidos contra el gobierno sirio por su presunto uso de armas químicas la semana pasada.

A primeras horas de la tarde, el presidente Barack Obama anunció que buscará primero la autorización del Congreso, como demandan varios legisladores, antes de emprender cualquier acción contra el gobierno de Siria por el supuesto uso de gas sarín en el ataque del 21 de agosto en las afueras de Damasco.

El proyecto de resolución, que será debatido y votado el 9 de septiembre después que los legisladores regresen al Congreso tras las vacaciones de verano, asegura que el objetivo de los ataques militares contra Siria debe ser "disuadir, interrumpir, prevenir y degradar el potencial" de uso futuro de armas químicas u otras armas de destrucción masiva.

"El conflicto en Siria solo se resolverá mediante una solución política negociada", subraya el proyecto.

Obama aclaró que, pese a estar decidido a emprender una acción militar contra objetivos del gobierno sirio, la operación no será "una intervención sin límites fijos" y no involucrará a las tropas terrestres.

"En cambio, nuestra acción está planificada para que sea limitada en cuanto a duración y alcance", agregó el mandatario estadounidense.