Washington. La Casa Blanca revelará el lunes sus nuevas propuestas para reformar el sistema de salud estadounidense antes de una cumbre bipartidaria, que el presidente Barack Obama espera produzca avances en la estancada legislación, dijo el sábado un funcionario del Gobierno.

Obama instó el sábado a los demócratas y republicanos a buscar un terreno común durante una reunión que ofrecerá el jueves, donde espera renovar sus esfuerzos para aprobar la reforma al sistema de salud de 2,5 billones de dólares de Estados Unidos, una de sus mayores prioridades de política interna.

El funcionario gubernamental dijo que la Casa Blanca publicaría el lunes sus propuestas actualizadas, pero se negó a esbozar detalles.

Se espera que el plan combine las características de dos proyectos de ley demócratas aprobados por el Senado y la Cámara de Representantes, según asesores parlamentarios y defensores de salud.

También se espera que las propuestas reflejen el terreno común negociado durante varias semanas previas entre los líderes demócratas del Congreso.

Obama usó su discurso semanal por radio e internet para hablar sobre las compañías aseguradoras de salud, señalando que el "estatus quo es bueno para la industria pero malo para Estados Unidos".

Los demócratas luchan por sacar adelante la legislación de salud frente a un menguado apoyo público y la sólida oposición republicana, renovada por las recientes victorias electorales en Massachusetts, Virginia y Nueva Jersey.

"Aunque las cosas estén muy mal hoy, sólo empeorarán si no actuamos. Veremos primas altísimas y costos que están fuera de los bolsillos afectando cada vez a los presupuestos de las familias", aseveró el mandatario.

Desde el comienzo del año, Obama ha buscado retomar el control del debate público sobre la salud, intentando revivir el entusiasmo por la reforma entre algunos demócratas y dándole un nuevo impulso al proceso.

Los demócratas tienen mayoría en el Senado y la Cámara, pero se espera que pierdan cupos ante los republicanos en las elecciones parlamentarias de noviembre. La aprobación de la ley de reforma de salud podría mejorar los pronósticos demócratas para los comicios.

Obama afirmó que invitó a miembros de los partidos Demócrata y Republicano a una cumbre sobre la reforma de salud el jueves, a fin de compartir ideas para reducir los enormes costos del sistema, que según ha señalado repetidamente amenazan a la economía estadounidense.

"Espero que vengan en el espíritu de la buena fe. No quiero que esta reunión se convierta en un teatro político, con cada bando recitando argumentos e intentando anotar puntos políticos", comentó el mandatario.