Washington. La Casa Blanca intensificó el jueves sus esfuerzos por lograr una pronta votación sobre la reforma al sistema de salud en el Congreso de Estados Unidos, criticando el alza en las primas en los planes de seguros en una reunión con ejecutivos de alto rango de la industria.

Después de la sesión en la Casa Blanca a la que asistieron el presidente Barack Obama y cinco de las mayores aseguradoras del país, la secretaria de Salud, Kathleen Sebelius, dijo que el mandatario criticó la "impactante" alza de tasas de la industria.

"La reunión estuvo realmente concentrada en lo que está ocurriendo con las impactantes alzas de tasas que la gente está viendo", dijo Sebelius, pidiendo a las aseguradoras que sean más transparentes y que presenten por internet las solicitudes para subir las primas.

El día después de que Obama lanzó una campaña para aprobar una reforma detallada al sistema de salud, también convocó a grupos de demócratas liberales y moderados en la Cámara de Representantes a reuniones en la Casa Blanca para buscar su respaldo.

El portavoz de la Casa Blanca, Robert Gibbs, predijo que la Cámara baja aprobaría la reforma al sistema de salud antes de que Obama inicie un viaje de una semana a Indonesia y Australia el 18 de marzo, y los líderes demócratas dijeron que están van rumbo a una rápida medida.

"Esperamos que vamos a estar avanzando en el proyecto de ley en el futuro cercano, antes del receso de Semana Santa", dijo el líder demócrata de la Cámara baja, Steny Hoyer. El receso comienza el 26 de marzo.

La presidenta de la Cámara baja, Nancy Pelosi, dijo que está confiada en que los demócratas lograrán los 217 votos necesarios para aprobar el proyecto de reforma del Senado, aún cuando cerca de una decena de opositores al aborto -incluidos algunos que apoyaron la ley en noviembre- dicen que están dispuestos a rechazarla.

"Cada voto legislativo es un peso muy grande aquí. No asuman nada", dijo Pelosi a periodistas. "Aprobaremos el proyecto de ley", agregó.

Obama renovó el miércoles su campaña por una reforma, siguiendo adelante con una modernización al sistema de salud de 2,5 billones de dólares diseñada para reducir costos, regular a las aseguradoras y ampliar la cobertura a decenas de millones de estadounidenses.

La reforma parecía muerta en enero, cuando los demócratas perdieron su mayoría de 60 votos en el Senado a manos de los republicanos, que triunfaron en una elección especial en Massachusetts, deteniendo las negociaciones para unir los proyectos aprobados por ambas cámaras en una propuesta final que sería firmada por Obama.

El nuevo esfuerzo por conseguir una reforma a la salud y la reunión en la Casa Blanca hicieron bajar las acciones de las aseguradoras en las últimas operaciones del mercado. El índice Morgan Stanley Healthcare Payor cedió un 1,3 por ciento y el índice S&P Managed Health Care cayó 2,3%.

"Las posibilidades de lograr una reforma al sistema de salud están en alza. Las acciones van a la baja", dijo Tim Nelson, analista de salud de First American Funds. "Estas acciones suben y bajan de acuerdo a las posibilidades de una reforma a la salud", agregó.

En la Casa Blanca, Sebelius se reunión con los ejecutivos de Aetna Inc, Ronald Williams; Cigna Corp, David Cordani; UnitedHealth Group Inc, Stephen Hemsley y WellPoint Inc, Angela Braly, para presionarlos para que justifiquen su reciente alza de primas.

Pelosi dijo que el proyecto del Senado, aún con los cambios que busca Obama, es menor que la propuesta original de la Cámara obtendría nuevo respaldo de moderados que se opusieron inicialmente. "Para algunos de los miembros que votaron no, tiene un atractivo", afirmó Pelosi.