Un sistema privado de head hunters para personas poco calificadas, un ambicioso plan de reforestación y la extensión del plan de empleo juvenil son algunas de las ideas que según los asesores del presidente electo de Chile, Sebastián Piñera, podrían hacer realidad la no menos ambiciosa promesa de campaña: la creación de un millón de nuevos empleos.

En el caso de los planes de empleo de emergencia, una práctica usada por todos los gobiernos de la Concertación, la coalición saliente a la que pertenece Michelle Bachelet, se trata de una medida que aporta 30 mil cupos permanentes, los que son ocupados en casi 80% por jefas de hogar, según publica El Mercurio.

Otra de las medidas que se incorporará será la ampliación del subsidio a la contratación de jóvenes de entre 18 y 24 años de edad, a otros grupos considerados vulnerables.

Asimismo, el sector forestal es una de las actividades que tienen mayor potencial en Chile para generar empleo poco calificado. A juicio de los asesores de Piñera, en la zona centro sur del país hay tres millones de hectáreas que pueden ser reforestadas, aunque esa zona no le interesa a las grandes forestales, por un tema de costos laborales. Una posibilidad, entonces, es trabajar esas tierras con pequeños propietarios y para eso se requiere renovar el Decreto Ley 701 y hacerlo menos burocrático.