Santiago. El gobierno chileno descartó la posibilidad de abordar a través de los canales diplomáticos la suspensión en Venezuela de la suspensión de la señal TV Chile, la una señal internacional del canal estatal TVN, informaron fuentes oficiales.

“(La solución) corresponde a los operadores de cable y a TVN, aquí no hay un tema de relaciones internacionales diplomáticas de manera que esto queda en manos de los actores directamente implicados”, dijo la ministra portavoz, Pilar Armanet.

La señal de TV Chile fue suspendida este fin de semana en Venezuela, junto a otras cinco estaciones, entre ellas la venezolana RCTV, por ser declarada como de producción nacional, lo que la obliga a transmitir discursos oficiales del presidente Hugo Chávez.

La funcionaria explicó que de acuerdo a lo informado por la embajada chilena en Caracas existen trámites administrativos que es necesario realizar ante los organismos venezolanos del sector, con el objetivo de demostrar que TV Chile es una cadena internacional.

"Creo que es muy importante, antes de reaccionar, conocer bien los antecedentes. Nosotros en el manejo de relaciones internacionales, y en especial con los países hermanos, tenemos particular cuidado de no emitir juicios antes de tener todos los antecedentes”, enfatizó.

Derecha protesta.  A diferencia de la cautela gubernamental, la oposición de derecha protestó por la medida, que a su juicio sería un acto de provocación de cara a la asunción al poder del empresario derechista Sebastián Piñera, el próximo 11 de marzo.

Además, reclamaron una intervención de la Organización de Estados Americanos (OEA), encabezada por el chileno José Miguel Insulza.

El senador Sergio Romero, de Renovación Nacional (RN), el partido de Piñera, pidió “una acción del Ejecutivo muy clara, terminante, pues está en juego los conceptos de libertad de información y expresión de los medios"

"Es fundamental que el gobierno de Chile y la OEA interpongan las acciones necesarias para recuperar esos valores que son inalienables y permanentes”, dijo.

En tanto, el senador Hernán Larraín, de la también derechista Unión Demócrata Independiente (UDI), afirmó que "Venezuela va corriendo lentamente la raya de lo que entiende como un gobierno democrático y estamos ante un gobierno autoritario”.

"Es tiempo de que la OEA tome cartas en el asunto. Chile debe intervenir a través de sus organismos acreditados en la OEA", sostuvo.