Santiago. El gobierno de Chile concretó este martes la mayor reforma al sector de la defensa, al promulgar una legislación que reorganiza el ministerio del ramo.

La presidenta Michelle Bachelet, que deja el cargo en marzo próximo, afirmó que se trata "de las reformas más importantes que se haya realizado en la historia de la Defensa Nacional. Y en ese sentido, uno puede afirmar que ésta es una reforma histórica en el sentido más cabal".

La iniciativa también crea dos subsecretarías, de Defensa y de las Fuerzas Armadas, reemplazando las actuales que correspondían a cada una de las ramas.

Bachelet destacó que una de las principales innovaciones de la ley es que crea un Estado Mayor Conjunto, que será el conductor estratégico de las operaciones militares chilenas y que dependerá del Presidente de la República.

Según la legislación, el Presidente de la República designará al responsable del Estado Mayor Conjunto entre un grupo de 18 uniformados, entre los que habrá ocho generales  del Ejército, cinco vicealmirantes y cinco generales de aviación.

En ese sentido, Bachelet destacó que “son las autoridades electas por el pueblo las que deben definir los objetivos y medios de la Defensa Nacional, evaluar su cumplimiento y adaptarlas a los cambios si fuera necesario".

Según un comunicado oficial, la ley es fruto de un largo de elaboración y diseño, que llevó cuatro años de tramitación parlamentaria y ocho de estudio prelegislativo.

La legislación, que entrará pronto en vigencia, también institucionaliza al Ministerio de Defensa como la agencia del Estado encargada de materializar el ciclo de política de Defensa.

La modernización del Ministerio de Defensa se concreta en momentos en que Santiago mantiene un diferendo marítimo con Perú en la Corte Internacional de La Haya.

Perú sostiene que el límite marítimo entre ambos países nunca ha sido fijado, mientras Chile asegura que éste fue definido en tratados suscritos en 1952 y 1954, que para el primer país sólo son acuerdos pesqueros.