El gobierno de Chile lamentó y rechazó la situación a la que fue expuesto el presidente de Bolivia Evo Morales por parte de varios Estados europeos que le negaron permisos de vuelo en su regreso a su país.

"El gobierno de Chile lamenta y rechaza la situación a la que fue expuesto el presidente del Estado Plurinacional de Bolivia, señor Evo Morales Ayma, cuando retornaba vía aérea desde Rusia a su país", dijo el gobierno de Sebastián Piñera en una declaración emitida este miércoles por la Cancillería.

El avión oficial del presidente Morales abandonó el aeropuerto de Viena, Austria, tras una escala forzosa de más de 13 horas por la prohibición de varios países europeos a sobrevolar su espacio aéreo ante la sospecha de que en ese vuelo iba Edward Snowden, el funcionario de los servicios de inteligencia de Estados Unidos que filtró una red de espionaje.

La nota indicó que el país se suma a la amplia condena en la región, y agregó que "Chile confirma la necesidad de que ante situaciones como ésta se respeten las normas del derecho internacional y el trato que se le debe a la aeronave de un jefe de Estado".

El comunicado indicó que, "sin perjuicio de que Chile respalda y participa en la emisión de una declaración de Unasur (Unión de Naciones Suramericanas) al respecto, nuestro país hace un llamado a aclarar lo ocurrido".

La Unasur celebrará mañana jueves una reunión extraordinaria para analizar la situación creada por la denegación de acceso al espacio aéreo de Portugal, España, Italia y Francia.

Mientras, la Organización de Estados Americanos (OEA), en voz de su secretario general, el chileno José Miguel Insulza, demandó explicaciones a los países europeos involucrados, "porque ello puso en riesgo la vida del primer mandatario de un país miembro de la OEA".