El presidente  de Chile, Sebastián Piñera, se declaró en buenas condiciones generales, salvo un dolor en un costado sobre la cadera, al regresar a La Moneda desde Puente Alto donde sufrió un accidente al resbalar sobre unos escombros de una vivienda demolida en el sector Bajos de Mena.

“Uno siempre se cae y lo importante es tener la capacidad de ponerse de pie. Aquí está el presidente trabajando con la misma fuerza y el mismo entusiasmo de siempre, a pesar de que algunas consecuencias de la caída se sienten, algunos dolores”, comentó.

El jefe de Estado, que bajó de su despacho acompañado de la ministra Cecilia Pérez, bromeó con lo aparatoso de la caída: "El dolor más importantes de todos no es del cuerpo sino que es del alma (por) el gusto que les di a todos ustedes de ver al Presidente caer... y miren como se ríen".

Respecto de las causas del tropiezo indicó: "Lo que ocurrió es que yo uso zapatos con suela de goma y hoy día alguien en mi casa, y lo estoy investigando, me los cambió por uno de suela más lisa y eso me dio menos adhesión, pero afortunadamente el Presidente está cero kilómetros trabajando con fuerza y entusiasmo".

Insistió que "hay dos dolores, uno físico por aquí (se toca la cadera, ndr) y el otro dolor un dolor en el alma de que por fin les di el gusto a ustedes de ver caer al presidente" y luego, requerido por una eventual atención médica respondió: "¿Qué chequeo? Soy un presidente joven deportista cero kilómetros".