Pekín. China acusó al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, de dañar las relaciones entre las dos potencias mundiales al reunirse con el Dalai Lama y dijo que depende de Washington reparar los vínculos entre ambos, pero no amenazó con represalias.

Obama sostuvo una reunión de bajo perfil este jueves con el exiliado líder espiritual tibetano en la Casa Blanca, de cara a mayores tensiones con Pekín por la venta de armamento estadounidense a Taiwán, las políticas monetarias de China, las disputas de comercio y la censura de internet.

Pekín respondió con palabras vehementes como fue previsto, pero no mencionó mayores represalias que podrían profundizar las tensiones.

"El actuar estadounidense equivale a una seria interferencia en los asuntos internos de China y ha ofendido seriamente el sentir del pueblo chino y dañado seriamente las relaciones entre Estados Unidos y China", indicó el portavoz del Ministerio de Defensa chino Ma Zhaoxu.

La información fue publicada en el sitio web del ministerio (www.mfa.gov.cn).

Estados Unidos debiese "adoptar inmediatamente acciones efectivas para erradicar los efectos malignos" de la reunión, dijo Ma. "Utilizar acciones concretas para promover el desarrollo próspero y estable de las relaciones entre China y Estados Unidos", precisó.

La reciente molestia china por ésta y otras disputas podrían complicar los esfuerzos de Obama por asegurar su ayuda en temas como la imposición de sanciones más severas sobre Irán. China ha amenazado con sanciones por la planeada venta de armas estadounidenses a Taiwán.

Pero el comunicado de Pekín sobre la reunión está en línea varios comunicados anteriores sobre los encuentros del Dalai Lama con líderes políticos extranjeros, incluyendo al ex presidente de Estados Unidos, George W. Bush, lo que sugiere que líderes chinos podrían limitar su molestia a palabras de enojo.