Pekín. Estados Unidos es el responsable de la tensión en las relaciones entre Pekín y Washington y debería tomar medidas para repararlas, dijo el primer ministro chino Wen Jiabao este domingo, e indicó que ambas potencias no han superado una reciente disputa.

Wen dijo que las acciones de Estados Unidos, como una visita a Washington del exiliado líder tibetano, el Dalai Lama, y la venta de armas a Taiwán, violaron la integridad territorial de China y su soberanía.

"La responsabilidad por el grave trastorno en las relaciones entre Estados Unidos y China no es del lado chino, sino en el estadounidense", dijo Wen respondiendo a una pregunta en una conferencia de prensa al final de la reunión anual del parlamento local.

China considera a Taiwán como una provincia rebelde y acusa al Dalai Lama de separatismo. Pekín y Washington también han discutido recientemente sobre comercio, políticas monetarias y el control chino sobre internet.

Wen no respondió directamente preguntas sobre el buscador de internet Google, que ha amenazado con retirarse del país luego de ataque cibernético si no puede ofrecer un sitio en chino sin censura.

El primer ministro tampoco respondió directamente a consultas sobre la minera Río Tinto. Cuatro de sus trabajadores enfrentan un juicio en Shanghai bajo cargos de aceptar sobornos.

Wen exhortó a los países desarrollados a flexibilizar los controles en exportaciones de alta tecnología para China.

Pekín aún no ha tomado pasos en su amenaza de sancionar a compañías estadounidenses involucradas en la venta de armas a Taiwán.

Situación del yuan. Por otra parte, el primer ministro chino rechazó los pedidos para que aprecie el yuan.

Dijo que los llamados de Estados Unidos y otras grandes economías para que China aprecie a su moneda eran inútiles e incluso proteccionistas, y prometió que Pekín manejará su política monetaria a su manera, en medio de un panorama económico cargado de riesgos.

"Nos oponemos a las acusaciones mutuas entre países e incluso al uso de la coerción para forzar a un país a elevar su tipo de cambio porque no ayuda a reformar el tipo de cambio del yuan", dijo Wen en una conferencia de prensa de dos horas al final de la reunión anual del Parlamento chino.

"No creemos que el yuan esté subvaluado", agregó.

Mezclando su habitual tono familiar con la cautela derivada de conducir la economía de más rápido crecimiento del mundo, Wen utilizó el evento para describir a China como una potencia política y económica benigna y como la víctima de demandas internacionales injustas.

Estados Unidos, la Unión Europea y otros países han criticado por mucho tiempo el régimen del yuan chino. Varios legisladores estadounidenses se quejan de que China ha subvaluado su moneda hasta en un 40 por ciento, lo que limita la competitividad de los productos estadounidenses.

Los riesgos de profundizar las tensiones entre Washington y Pekín ahora dependen de si el gobierno estadounidense califica como un "especulador monetario" a China en un reporte semestral del Departamento del Tesoro que emitirá el 15 de abril.

En una decisión que suma más presión a la disputa, el senador estadounidense Charles Schumer dijo este viernes que esperaba presionar por leyes para poner fin a la "manipulación" china de su moneda.

Sin mencionar directamente a Estados Unidos, Wen dejó en claro que Pekín no se rendiría a las demandas de Washington y que incluso estaría dispuesto a dar pelea.

"Puedo entender el deseo de algunos países de aumentar sus exportaciones, pero lo que no entiendo es la depreciación de la propia moneda e intentar presionar a otros a que aprecien la suya, para incrementar las exportaciones. Desde mi punto de vista, eso es proteccionismo", dijo el primer ministro.

Sin embargo, Wen expresó sus temores sobre la política de Washington. China es el mayor acreedor de Estados Unidos, con bonos del Tesoro por unos US$894.800 millones.

"Estamos muy preocupados por la falta de estabilidad del dólar estadounidense", dijo Wen.