Bogotá. Colombia agradeció este jueves a Ecuador por una operación militar en la frontera entre ambos países en la que murieron tres guerrilleros de las FARC, y dijo que esas actuaciones le quitan refugio internacional al grupo rebelde y lo obligarán a desistir de la violencia.

Ecuador, que comparte una frontera de 586 kilómetros con Colombia, reportó la muerte de tres rebeldes izquierdistas durante un combate con tropas de su Ejército que patrullaban un tramo fronterizo.

"Agradezco inmensamente al gobierno de Ecuador esta actuación, este gesto que nos ayuda mucho en Colombia y en el Ecuador, porque estos terroristas no tienen límites", dijo el presidente de Colombia, Alvaro Uribe.

"La verdad es que en la medida en que estos terroristas sientan que no tienen espacios, que no tienen donde ir fuera de Colombia, se verán obligados a desistir de sus actividades criminales en Colombia, muchas gracias al gobierno de Ecuador", agregó.

En la misma frontera, pero del lado colombiano, murieron este miércoles otros nueve guerrilleros en un ataque de las Fuerzas Militares de Colombia.

Normalización. Los gobiernos de Bogotá y de Quito recién comienzan a normalizar sus relaciones diplomáticas que estuvieron suspendidas por más de un año.

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, rompió relaciones con Bogotá en marzo de 2008 después de que militares colombianos bombardearon una zona selvática de su país, en un ataque en el que murió el líder de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) Raúl Reyes y 24 personas más.

El mandatario,  quien siempre se ha mostrado contrario a involucrarse en el conflicto interno colombiano, calificó ese ataque como una masacre que violó la soberanía de su país.

Correa ha demandado a Colombia una mayor presencia militar en la frontera binacional para evitar que los grupos armados ilegales pasen a su territorio.

El gobierno de Uribe, quien desde que asumió el poder en 2002 impulsa con el apoyo de Estados Unidos una ofensiva militar contra las FARC -a las que obligó a replegarse a apartadas zonas montañosas y selváticas-, incrementó el número de efectivos en la frontera con Ecuador.

En la zona selvática del departamento del Putumayo, fronteriza con Ecuador, la guerrilla mantiene aún una fuerte presencia por ser una región estratégica para la producción y el tráfico de cocaína, una de las principales fuentes de financiación de las FARC, según oficiales de seguridad.