Bogotá, Xinhua. El jefe negociador colombiano en el diálogo de paz con la guerrilla, Humberto de la Calle, confió este viernes en que Venezuela mantenga su papel como facilitador del proceso, pese a la crisis diplomática por el rechazo de Caracas a un encuentro del presidente Juan Manuel Santos y el líder opositor, Henrique Capriles.

De la Calle consideró preocupante el anuncio hecho por el presidente venezolano, Nicolás Maduro, de reconsiderar si sigue acompañando el histórico proceso que pondría fin al conflicto armado en Colombia, luego de calificar de una traición de Santos la recepción a Capriles, líder opositor y ex candidato presidencial venezolano.

"Queremos seguir contando con Venezuela en la mesa de La Habana, el papel de ellos ha sido muy importante en la conducción de los diálogos y de verdad esperamos que no se interrumpa", dijo el funcionario en declaraciones a la cadena Caracol Radio.

De la Calle recordó que por decisión del gobierno la crisis diplomática - la primera durante el mandato de Santos - se tratará de manera directa por la vía diplomática, sin la intervención de los medios de comunicación.

Maduro pidió una rectificación a tiempo del presidente Santos mientras analiza las relaciones binacionales y la participación de su país en el proceso de paz que su antecesor Hugo Chávez contribuyó a gestar.

En tanto, la canciller colombiana María Angela Holguín activó acercamientos con su colega venezolano, Elías Jaua, para tratar el tema que ha puesto nuevamente en tensión las relaciones diplomáticas entre los dos países, restablecidas en 2010.

Nicolás Maduro denunció que sus enemigos adelantan un plan en Bogotá para derrocar a su gobierno y puso en duda la sinceridad de Santos.

A su salida de Colombia, Capriles dijo que la reacción de Maduro por su visita al país vecino demuestra el temor del oficialismo de que la voz de millones de venezolanos se escuche en otros países y añadió que es inaceptable que la paz de Colombia sea objeto de chantaje.

En tanto, la canciller colombiana María Angela Holguín activó acercamientos con su colega venezolano, Elías Jaua, para tratar el tema que ha puesto nuevamente en tensión las relaciones diplomáticas entre los dos países, restablecidas en 2010.

Desde el inicio del proceso de paz entre el gobierno de Santos y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), hace seis meses, Venezuela y Chile participan como países acompañantes en la mesa.

Noruega y Cuba actúan como garantes del proceso en el que se espera que las partes retomen un nuevo ciclo el próximo 11 de junio.