Bogotá, Xinhua. La canciller colombiana, María Ángela Holguín, descartó una confrontación bélica con Nicaragua, luego de que su gobierno calificó de "no aplicable" el fallo que emitió en noviembre pasado la CIJ, que despojó al país sudamericano de unos 75.000 kilómetros cuadrados de mar en el Caribe y se los entregó a Nicaragua.

"En estos meses luego de que salió el fallo ha sido un entendimiento con Nicaragua, entendimiento entre las Armadas y los presidentes (Juan Manuel Santos y Daniel Ortega) que han conversado muy tranquilamente. Considero que estamos lejos, sin ninguna posibilidad, de un enfrentamiento bélico y deseamos abrir las puertas al diálogo y activar todos los mecanismos diplomáticos", sostuvo la funcionaria a medios locales.

Holguín reiteró que su gobierno no ha desacatado el fallo de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) y no puede aplicarlo inmediatamente porque la Constitución se lo impide. Es necesario que ambos países modifiquen su tratado fronterizo.

"El presidente lo dijo ayer, juró enfáticamente que respetaría la Constitución y por lo tanto no es aplicable. Una vez se superan esas imposibilidades, que se superan a través de tratados; entonces se podrá aplicar el fallo (...) No iremos a La Haya, es un tema interno y hemos dicho que no se puede aplicar. Esto es algo que ha pasado en otros casos", precisó.

Santos hizo el anuncio luego de que analizara con abogados nacionales y extranjeros, los mecanismos que tiene el país sudamericano luego de que la CIJ emitiera su fallo, que no es apelable y únicamente Bogotá tiene como recursos la revisión o aclaración.

"Los límites marítimos de Colombia no pueden ser modificados automáticamente por un fallo de la Corte de La Haya (...) Quiero asegurarles a los colombianos: lo que vigilé como marino y lo que defendí como ministro lo voy a proteger, hasta las últimas consecuencias, como presidente", señaló el jefe de Estado en su discurso radio-televisado.

Santos aseveró que los intereses expansionistas de Nicaragua en el Caribe igualmente han afectado a países como Panamá, Costa Rica y Jamaica, naciones con las que Colombia tiene límites marítimos.

El jefe de Estado reveló que entregará este mes personalmente una carta al secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-Moon, en las que esas naciones expresan su protesta frente a Nicaragua.

"Pueden estar seguros de que -como presidente y como colombiano- seguiré protegiendo nuestros derechos. Seguiré protegiendo nuestra soberanía, nuestras islas y nuestros mares -y hasta el último centímetro del territorio nacional- sin desmayar un solo minuto", concluyó.

El pasado 20 de julio, el presidente colombiano afirmó que los ciudadanos podían estar tranquilos porque "nos hemos también preparado juiciosamente para enfrentar cualquier nueva demanda o acción que pueda presentar Nicaragua en su ánimo expansionista", en el mar Caribe.

El gobierno de Colombia contrató a la firma inglesa Volterra Fietta para estudiar los mecanismos jurídicos que se puedan interponer ante la CIJ.