Bogotá. Colombia extraditó este jueves a Estados Unidos a William David Suárez, acusado de lavado de activos y socio de un controvertido empresario entregado a las autoridades estadounidenses hace una semana sin pagar una condena de más de 30 años por estafa en el país sudamericano.

De acuerdo con las autoridades colombianas, Suárez, un antiguo taxista de 42 años que consiguió en forma injustificada una considerable fortuna, era uno de los principales socios de David Murcia, extraditado a Estados Unidos el pasado 5 de enero.

Murcia y sus socios a través de la denominada comercializadora DMG recaudaron dinero del público ofreciendo ganancias de hasta 100% de la inversión y provocaron la quiebra de miles de personas después de que el gobierno intervino la firma.

La estafa, que no ha sido cuantificada pero que de acuerdo con fuentes del sector financiero asciende a varios millones de dólares, provocó disturbios en varios pueblos y ciudades donde los ahorradores destruyeron e incendiaron oficinas y vehículos.

Una corte de Nueva York acusa a Murcia y a Suárez de mover alrededor de US$30 millones de narcotraficantes a través de una cuenta bancaria y de adquirir 9 propiedades en Miami y una en California para ocultar ganancias ilícitas.

Suárez, con un chaleco antibalas, las manos esposadas y escoltado por policías fuertemente armados, fue entregado a agentes de la DEA en una pista del aeropuerto de la capital colombiana, donde abordó un avión que lo trasladó a territorio estadounidense.

El colombiano extraditado, quien en septiembre pasado fue condenado a siete años y medio de prisión por captación ilegal de dinero, permanecía confinado en una cárcel de alta seguridad de Bogotá desde que fue capturado en enero del año pasado.