Bajo un fuerte dispositivo de seguridad, David Murcia Guzmán fue trasladado de la cárcel de máxima seguridad de Cómbita (Boyacá) al aeropuerto militar Catam, para ser enviado en extradición a Estados Unidos.

Murcia Guzmán, denominado cerebro de la comercializadora DMG, es requerido por la Corte del Distrito Sur de Nueva York donde se le acusa de lavar más de US$2 millones desde México.

Según las autoridades estadounidenses, David Murcia y Margarita Pabón convencieron a un tercero para que abriera una cuenta de inversiones en Merrill Lynch, a nombre de ‘Blackstone Internacional Development', donde finalmente fueron depositados a través de diferentes transacciones cerca de US$2 millones.

La historia del llamado "Rey Midas" comenzó a principios de 2005, a la edad de 25 años, cuando fundó en Bogotá la empresa Grupo DMG S.A. con un capital de 100 millones de pesos, donde estableció una "pirámide" bajo la fachada de la comercialización de productos, lo cual rápidamente le dio la posibilidad de contar con un importante flujo de efectivo que las autoridades atribuyeron al lavado de activos, mediante la captación ilegal de recursos del público.

La captura de Murcia se produjo en Panamá, tres días después de que el gobierno decidiera intervenir la comercializadora por considerarla ilegal. Este martes, tras varios meses de audiencias y luego de la aprobación del presidente Álvaro Uribe, se realiza su entrega formal a los agentes de la DEA

La extradición de Murcia Guzmán fue autorizada el 14 de octubre pasado por la Corte Suprema de Justicia. En ese entonces, la sala de casación penal aprobó la extradición de David Murcia Guzmán por el delito de lavado de activos.

El tribunal respondió así a la Corte Distrital de los Estados Unidos para el Distrito Sur de Nueva York, que había hecho extensiva la petición al gobierno colombiano desde hace poco de más de seis meses.

Recientemente la Procuraduría General de la Nación había manifestado que el pedido contaba con todos los requisitos exigidos por la ley dentro de los acuerdos vigentes de extradición existentes con los Estado Unidos.

Poco antes de su extradición, David Murcia Guzmán dejó consignado en una declaración juramentada que le entregó a un fiscal de la Unidad de Lavado de Activos varias verdades que había callado desde que fue detenido en noviembre de 2008.

Y lo hizo dando nombres propios, fechas y montos de dinero que giró DMG en tres casos particulares que hoy son objeto de pesquisas de la justicia: su relación y dineros aportados al gobernador de Bolívar, Joaco Berrío; el préstamo de $200 millones al hoy personero de Bogotá, Francisco Rojas Birry, y los millonarios giros que entraron a la Comisión Nacional de Televisión y que derivaron en una investigación en contra de los comisionados.