La Fiscalía colombiana dijo este domingo (15.01.2023) que las dos personas capturadas en el país por el asesinato del fiscal antimafia paraguayo, Marcelo Pecci, ocurrido en mayo de 2022 en una isla cercana a Cartagena de Indias, serán imputados por los delitos de homicidio agravado y porte ilegal de armas.

Así lo aseguró el fiscal general de Colombia, Francisco Barbosa, al referirse a los hermanos Andrés Felipe y Ramón Emilio Pérez Hoyos, capturados el sábado en Bogotá y en Rionegro (Antioquia).

Estas dos personas, según la Fiscalía, supuestamente fueron quienes "planearon, pagaron y contrataron a los autores materiales del asesinato del fiscal paraguayo, ocurrido el 10 de mayo de 2022 en Barú".

"Quiero pedirle perdón a la familia del doctor Pecci. De todas maneras, pedir perdón no va a remediar, pero si me ha dolido la situación, les pido que me perdonen a todos los de la sala, a la señora del señor Pecci y a la familia", ha expresado durante su audiencia Ramón Pérez Hoyos, citado por el medio EuropaPress.

Su hermano Andrés también ha hecho lo propio y ha pedido disculpas a la familia. "Yo sé que fue un error muy grande, no tengo palabras para expresar disculpas a la familia Pecci, más a su señora en estado de embarazo, estoy muy arrepentido y les quiero ofrecer disculpas de todo corazón", ha dicho.

El hecho de que ambos reconocieran su participación en la muerte de Pecci y aceptaran los cargos podría beneficiarles con una rebaja de hasta el 50% con respecto a la pena inicial e incluso más si deciden colaborar con la Justicia.

Durante la comparecencia, el fiscal del caso, Mario Burgos, ha expuesto que los dos ofrecieron 1.500 millones de pesos colombianos (más de US$300.000) para que se llevara a cabo el crimen, motivado en venganza por el trabajo de Pecci, según revelo el supuesto ideólogo de todo este asunto, Francisco Luis Correa Galeano.

Encargados de la logística

Durante los allanamientos para la captura de estas dos personas se incautaron documentos, prendas de vestir, diez celulares, cuatro memorias USB, un revólver (traumático), un disco duro, una tableta, una grabadora de sonido, un computador portátil y una camioneta.

El apoderado de la familia Pecci, el abogado Francisco Bernate, dijo que los dos capturados "estaban encargados de la parte logística y suministraron el dinero a Francisco Luis Correa Galeano", a quien la Fiscalía acusó de ser el principal responsable del asesinato del fiscal paraguayo.

De acuerdo con la Fiscalía de Colombia, con estas dos capturas, son siete personas las que han sido judicializadas por esta acción criminal. Cuatro de ellas aceptaron sus responsabilidades y fueron condenadas, mientras que Correa Galeano se declaró inocente y por eso sigue en juicio.

Pecci, uno de los fiscales antimafia más importantes de Paraguay, fue asesinado el 10 de mayo por sicarios en una moto acuática cuando se encontraba en una playa de un hotel en la isla de Barú, celebrando su luna de miel con su esposa, la periodista Claudia Aguilera.