Bogotá. Colombia advirtió el viernes que no permitirá la liberación de dos militares secuestrados por las FARC desde hace años durante las elecciones legislativas o en las horas previas, para evitar poner en riesgo la votación.

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) se disponen a entregar a la senadora del Partido Liberal Piedad Córdoba al sargento Pablo Emilio Moncayo, al soldado Josué Daniel Calvo y los restos del oficial de la policía Julián Ernesto Guevara, quien murió en cautiverio.

"Lo que desean es que dejemos a la ciudadanía, a la población, a territorios enteros desprotegidos el día de elecciones para poder actuar", dijo a periodistas el ministro de Defensa, Gabriel Silva.

"Por eso tenemos que decirle a Piedad Córdoba que no, que no vamos a retirar las tropas ni a parar las operaciones el día de elecciones. Llevamos diciéndoles que estamos listos. Cuando pasen las elecciones volveremos a la misma actitud", explicó.

Los colombianos acudirán a las urnas el próximo 14 de marzo para elegir 102 senadores y 166 integrantes de la Cámara de Representantes, lo que exige un despliegue de tropas en todo el país para garantizar la seguridad y evitar ataques de la guerrilla.

Las FARC exigen para la entrega de los rehenes que el Gobierno retire el Ejército de la zona en donde se producirá la liberación, así como la suspensión de los sobrevuelos de aeronaves militares.

Córdoba, quien cuenta con la autorización del Gobierno del presidente Alvaro Uribe para las entregas de los rehenes, dijo que el ministro quiere ponerle trabas al proceso y aseguró que después de que reciba las coordenadas del sitio de la entrega transcurrirán entre 8 y 10 días para que se produzca.

La guerrilla anunció desde abril del año pasado la entrega que no se concretó en ese momento por la exigencia inicial de Uribe para que liberaran en forma simultánea a los 24 efectivos de las Fuerzas Armadas que las FARC mantienen plagiados en las selvas del país.

Posteriormente, el mandatario accedió a una liberación gradual y autorizó a Córdoba, junto con la Iglesia Católica y el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), para constituir una misión humanitaria que participe en el proceso.Brasil prestará los helicópteros y las tripulaciones para que la misión humanitaria encabezada por Córdoba reciba a los rehenes en medio de la selva.

El suboficial Moncayo, secuestrado por las FARC hace más de 12 años, es uno de los rehenes más antiguos del conflicto interno de más de cuatro décadas que se registra en Colombia, y ganó protagonismo a nivel internacional por las caminatas de su padre, el profesor Gustavo Moncayo, para exigir su liberación.

Brasil fue aceptado por el Gobierno colombiano y las FARC como garante, como sucedió en febrero del 2009 cuando la guerrilla entregó a cuatro efectivos de las Fuerzas Armadas y a dos dirigentes políticos secuestrados, que también recibió Córdoba.