Bogotá. El gobierno de Colombia está preocupado por el anuncio del presidente de Venezuela, Hugo Chávez, de conformar milicias campesinas, dijo este lunes el ministro de Defensa, y advirtió que sus armas podrían terminar en poder de grupos armados ilegales.

En un nuevo capítulo de las tensas relaciones de ambos países, el ministro de Defensa, Gabriel Silva, dijo que en los últimos años se han capturado más de 10 mil armas que llamó "ilegales", muchas provenientes de Venezuela, en manos de guerrilleros izquierdistas, narcotraficantes y delincuentes.

"Nos preocupa mucho que el gobierno de Venezuela construya guardias pretorianas para defender, no las instituciones, sino a un individuo o individuos", dijo Silva en una conferencia de prensa.

"Además, nos preocupa de manera muy especial que no exista ningún control sobre estas milicias, sobre estos grupos privados armados y que esas armas terminen filtrándose o vendiéndose a delincuentes, a narcoterroristas a traficantes de drogas o a bandas criminales", agregó.

Colombia y Venezuela mantienen congeladas desde hace meses sus relaciones comerciales y diplomáticas, por la decisión del presidente Álvaro Uribe de firmar la ampliación de un convenio militar con Washington que Chávez considera una "amenaza".

Chávez lanzó recientemente las milicias bolivarianas campesinas en un acto en el que hombres, mujeres e incluso ancianos exhibieron fusiles.

Sin embargo, el mandatario venezolano niega que se trate de grupos de "paramilitares".