Bogotá. Corferias, el puesto de votación con mayor número de sufragantes de Bogotá, donde 668.496 ciudadanos estaban habilitados para votar en las 480 mesas, tampoco se salvó de las tramas que los candidatos políticos realizaron para conseguir votos a última hora.

A pesar de las prohibiciones legales sobre la entrega de publicidad política a los alrededores de Corferias, ésta era evidente.

A tan sólo dos cuadras del Centro Internacional de Negocios y Exposiciones, candidatos de varios partidos dispusieron de su grupo de trabajo para entregar volantes, calendarios, stikers y otro tipo de propaganda política.

En las calles  había publicidad de Armando Benedetti, aspirante al Senado; Rafael Flechas, al Parlamento Andino; Nicolás Uribe, candidato al Senado; José Joaquín Landazabal, postulante a la Cámara, y Gabriel Zapata, candidato al Senado, entre otros.

Al respecto, Juan José Cepero, magistrado del Consejo Nacional Electoral, aseguró que la policía “está trabajando para que eso no suceda”, y aunque reiteró que “hoy, día de elecciones no se puede hacer propaganda electoral”, se refirió a casos de abuso de autoridad como los ocurridos en Cali, en donde la policía decomisaba propaganda política a los ciudadanos en el momento de ingresar al puesto de votación.

"En Medellín hubo malestar temprano porque la policía estaba trancando a la gente con propaganda electoral, cosa que es correcta porque lo contempla la ley, pero parece que requisaban a algunas personas y les encontraban calcomanías pequeñas y se las quitaban como si fuera propaganda. Eso es algo muy íntimo y personal, inclusive gente de la tercera edad que no se acordaba del número”, dijo, al asegurar que se tomaron los correctivos pertienentes.

Por otro lado, Cepero manifestó que en Cali encontraron a algunas personas que se hacían pasar por funcionarios de la organización electoral para inducir el voto. Con equipos similares a los que maneja la Registraduría para consultar el puesto de votación, los suplantadores entregaban indicaciones de cómo y por quién votar.

“Uno pregunta en qué puesto de información le correspondía ejercer el derecho al voto y ellos, además de dar información, sacaban una papeletica con el nombre de alguien por el que proponían votar”, expresó.

El caso, que ya fue puesto en conocimiento ante las autoridades respectivas, es materia de investigación y se reforzaron las medidas de seguridad en toda la ciudad.