Bogotá. Las autoridades electorales de Colombia iniciaron el martes el recuento final de los caóticos comicios legislativos y de la consulta del Partido Conservador para dar a conocer cuanto antes la composición del Congreso y el ganador de la disputa por la nominación presidencial.

Aunque la alianza oficialista del presidente Alvaro Uribe mantuvo el dominio en la jornada del domingo, en la que se eligieron 102 senadores y 166 miembros de la Cámara de Representantes, aún no se conoce la composición definitiva del Congreso.

Retraso en el conteo inicial por la complejidad de las tarjetas electorales, escasa capacitación de los jurados y fallas técnicas en la transmisión de datos, no han permitido conocer los resultados definitivos.

El presidente del Consejo Nacional Electoral, Marco Emilio Hincapié, dijo que en el escrutinio final se dará prioridad al conteo de votos de la consulta del Partido Conservador, en la que Noemí Sanín y Andrés Felipe Arias se disputan la candidatura a la presidencia.

"Estamos ordenando a todas las comisiones escrutadoras municipales que el primer ejercicio que deben hacer es contabilizar los votos de las consultas", afirmó Hincapié.

"Aspiramos en esta semana, finalizando esta semana, a tener el consolidado nacional del escrutinio de la consulta conservadora", explicó.

El resultado de la consulta conservadora es esperado por la incidencia que puede tener para las elecciones presidenciales del 30 de mayo y las posibles alianzas entre los partidos que hacen parte de la coalición de gobierno, principalmente la U que dirige el ex ministro de Defensa Juan Manuel Santos.

Voto a voto.  Sin embargo, analistas anticiparon que todos los partidos presentarán a sus candidatos a la primera vuelta y que las alianzas se establecerán para la segunda.

Los datos hasta ahora divulgados dan a la alianza oficialista el control del Congreso al ganar la mayoría de las 268 bancas, con lo que habría pasado su primera prueba electoral luego del fallo de la Corte Constitucional que inhabilitó a Uribe para buscar un tercer mandato.

Pero los datos definitivos que permitan establecer con certeza la composición del Congreso, sobre todo de la Cámara de Representantes, sólo se conocerían hasta la próxima semana.

"Vamos a contar voto a voto en todos los municipios del país. Comenzamos a hacer los escrutinios", sostuvo Hincapié.

Fue la primera vez en más de dos décadas que se registraron retrasos en el conteo de cualquier votación y en el suministro de información por parte de la Registraduría Nacional, que en el pasado fue modelo para otras organizaciones electorales de América Latina.

El gobierno criticó el lento conteo y advirtió que las fallas generan tensiones políticas y ponen en duda la legitimidad del proceso electoral.

El registrador nacional, Carlos Ariel Sánchez, admitió caos en el proceso por la dificultad de los electores para votar marcando el símbolo del partido y un número para el candidato elegido sin fotografías ni nombres que permitieran identificarlos.

El funcionario también reconoció que la divulgación de la información colapso por la alta demanda de usuarios a través de la red de internet, pero defendió su gestión con el argumento de que las elecciones fueron imparciales y transparentes.