De los 500 empleados que iniciaron la huelga en la refinería de Cartagena (Bolívar) a 350 se les desactivó el carné que los acredita como empleados del megaproyecto petrolero.

Al conocer de esa situación, los voceros de los trabajadores están advirtiendo de un despido masivo en medio del cese de actividades.

Carlos Peralta, vocero de los trabajadores de la firma contratista CBI, dijo que “al personal que se le desactiva el carné pues simplemente es despedido”.

“Exigimos la inmediata presencia de un representante del ministerio de Trabajo”, señaló.

Los trabajadores dentro de sus exigencias tienen un pliego de nueve puntos para regresar a sus actividades laborales normales.

Dentro de las peticiones se incluye una mejora en los salarios y que no se siga trayendo personal extranjero sino que se emplee a gente de la región.