Playa del Carmen. Colombia y Ecuador ratificaron este lunes su decisión de restablecer relaciones diplomáticas en el menor tiempo posible, pero se abstuvieron de nombrar embajadores hasta que Bogotá cumpla con algunos requerimientos de Quito.

El presidente de Colombia, Álvaro Uribe, y su homólogo ecuatoriano, Rafael Correa, se reunieron en este balneario del Caribe mexicano, en el marco de una cumbre de mandatarios de América Latina y el Caribe.

Fue la primera reunión de los mandatarios desde que Correa rompió relaciones con Bogotá, el 1 de marzo de 2008, después de que militares colombianos bombardearon una zona selvática de Ecuador en un ataque en el que murió el líder de las FARC Raúl Reyes y 24 personas más.

"Sin mirar al pasado para no repetirlo, pero viendo hacia el futuro y lo que es mejor para nuestros pueblos, se ha ratificado la voluntad política de normalizar lo más pronto posible las relaciones entre los dos países", dijo Correa en declaraciones a periodistas.

"Por supuesto, no sin beneficio de inventario, se siguen sin cumplir ciertos requerimientos. No hay fechas, no hay cronogramas, pero si una hoja de ruta y requisitos y requerimientos por parte básicamente de Ecuador a los cuales ha accedido el gobierno colombiano", explicó.

El mandatario ecuatoriano insistió en la necesidad de que Colombia entregue copias de los videos de la operación militar para descartar suspicacias sobre la participación de un tercer país y aclarar qué aviones lanzaron las bombas de fabricación estadounidense sobre la selva de su país.

Correa también reiteró su pedido para que entreguen los discos duros de los computadores de Reyes, en base a los cuales Bogotá reveló supuestos nexos del gobierno ecuatoriano con la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

"Los presidentes reiteraron la voluntad de avanzar en los mecanismos que permitan normalizar las relaciones, sabiendo que hay una hoja de ruta establecida por la voluntad de los dos presidentes y acordada entre los dos cancilleres", dijo el canciller de Colombia, Jaime Bermúdez.

El diplomático colombiano reveló que se decidió convocar una comisión de asuntos sensibles, para que con el apoyo del Centro Carter y la Organización de Estados Americanos (OEA) se avance para lograr el pleno restablecimiento de las relaciones diplomáticas cuando los dos presidentes lo decidan.

Colombia y Ecuador comparten una frontera terrestre de 566 kilómetros, a lo largo de la cual existe la presencia de guerrilleros izquierdistas y narcotraficantes.