El proceso de paz entre el gobierno y las FARC cumplió un año de trabajo en La Habana (Cuba). El tiempo corre y se acercan las elecciones presidenciales y de Congreso. La campaña electoral se calienta y de la mesa de diálogos salen mensajes de que avanza a buen ritmo, pero a contrarreloj. Hoy se inicia la decimocuarta ronda de negociación, que se concentrará en buscar un acuerdo en el segundo punto de la agenda de diálogos: la participación política.

Al mismo tiempo, en Colombia se celebra la Semana por la Paz, un evento que se realiza desde 1987 y que pretende insistir en la necesidad de alcanzar la paz por medio de un proceso de reconciliación. Iglesia y organizaciones sociales y políticas reflexionarán en diversas ciudades del país sobre cómo se puede contribuir para que la paz se firme con las guerrillas y Colombia haga un profundo proceso de reconstrucción de su tejido social.

De otro lado, este lunes en el congreso, las comisiones primeras de Senado y Cámara de Representantes empezarán el debate sobre el proyecto de ley del gobierno que busca levantar la prohibición para que un referendo se realice en el calendario electoral de 2014 y así la ciudadanía salga a refrendar los acuerdos a los que se lleguen con las FARC.

No cabe duda de que esta será una semana definitiva para el proceso de paz. Para este ciclo se tienen programadas las visitas de del Grupo de Memoria Histórica y está por confirmarse la fecha en que una delegación de congresistas viajen a la mesa de diálogos para intercambiar opiniones que permitan contribuir a que el segundo punto de la agenda sea evacuado y el proceso se enfile hacia la recta final.

El presidente Juan Manuel Santos, por su lado, viajará a final de mes a Estados Unidos para exponer en la Asamblea General de Naciones Unidas el modelo de justicia transicional que se piensa implementar en el proceso de paz con las guerrillas. El mandatario va en busca de apoyo del máximo organismo internacional en materia de derechos humanos. “Debemos respetar el derecho internacional y ciertos límites, pero hay unas zonas grises, como también las hay en nuestra propia justicia (...). Esa discusión es importante tenerla para que las voces fundamentalistas no lo sean tanto que nos impidan llegar a la paz”, expresó el presidente en una entrevista con Blu Radio.

En conclusión, estos serán días definitivos para el proceso de paz. La sociedad civil se apresta a organizar manifestaciones de apoyo. En La Habana los negociadores le apuntan a entregarle al país un acuerdo en el segundo tema de la agenda de diálogos, mientras se abre la participación de diversos sectores en la discusión.

Mientras el congreso decide si acepta o no que la refrendación de los acuerdos se pueda hacer en las elecciones de marzo o mayo, y mientras tanto el presidente Santos emprende una campaña para despejar dudas en la justicia internacional sobre el modelo de reconciliación a la que le apunta el Gobierno.