Santiago de Chile, EFE. Decenas de personas lideradas por la presidenta de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), Bárbara Figueroa, realizaron este miércoles a última hora un "caceroleo" frente a la sede del gobierno chileno, con el que se dio inicio a la movilización que culminará con el paro nacional de este jueves.

Casi un centenar de dirigentes y trabajadores portando banderas y lienzos llegaron hasta la Plaza de La Ciudadanía, frente al Palacio de La Moneda (sede del Ejecutivo), hicieron sonar cacerolas y sartenes y cucharas, iniciativa que se repitió en otros lugares de la capital chilena.

Este jueves, el sindicato, con el apoyo de estudiantes y organizaciones de diversas sectores, llevará a cabo una protesta nacional en demanda de mejoras laborales y salariales, el término de las Administradoras de Fondos de Pensiones y enseñanza gratuita, entre otros.

La manifestación de esta noche no estuvo exenta de problemas debido a que en el lugar se produjo un atropello con consecuencias fatales y pese a que Figueroa pidió a la Policía transitar por el otro lado de la Alameda, la principal avenida de la capital chilena, no hubo acuerdo.

Ello determinó que el grupo debiera transitar por el lado de la persona que falleció en el lugar, aunque la dirigente sindical pidió a sus compañeros transitar en silencio hasta llegar a la Plaza de La Ciudadanía, donde finalmente se realizó el cacerolazo.

Figueroa, dijo a los periodistas que aún los dirigentes de la CUT dialogan con la Intendencia (Gobernación) para que ésta respete el trazado que ellos habían solicitado, reunión que volverá a repetirse mañana temprano antes de que se inicien las marchas.