El Congreso de Perú aprobó el lunes la reforma constitucional que busca eliminar el voto de confianza para aprobar los gabinetes, pero al no alcanzar los 87 votos mínimos requeridos para pasar a una siguiente legislatura y ser sancionada de manera definitiva, deberá ser ratificada mediante referéndum.

La propuesta alcanzó 75 votos a favor, 46 en contra y ninguna abstención, con lo que superó los 66 votos mínimos necesarios para que vaya a una consulta popular que decidirá finalmente si la aprueba o no.

El voto de confianza es un mecanismo que debe ser solicitado ante el Congreso por el primer ministro que sea designado por cualquier Gobierno, dentro de los 30 días siguientes de haber sido juramentado por la presidenta o presidente en turno.

La reforma, que fue impulsada en 2021 por la bancada fujimorista Fuerza Popular y que ha sido propuesta nuevamente por la legislativa Comisión de Constitución, que preside el legislador Hernando Guerra, plantea específicamente cambiar el artículo 130 de la Constitución.

Ese artículo establece que el presidente del Consejo de Ministros (primer ministro) debe recurrir al Parlamento, dentro de los 30 días de haber asumido funciones, en compañía de los demás ministros, para exponer y debatir la política general del Gobierno y las principales medidas que requiere su gestión, y posteriormente debe solicitar la confianza.

En tanto, la reforma constitucional propone que la presentación del gabinete no dé lugar "al planteamiento de cuestión de confianza alguna".

Con la eventual aprobación en referéndum, el Gobierno sería el único responsable de la selección y nombramiento de los ministros de Estado.

La cuestión de confianza ha sido un punto de confrontación entre el Congreso y los Gobiernos de los últimos años, ya que en varias ocasiones los presidentes en turno han nombrado a un primer ministro o ministros que no eran del agrado del Legislativo, provocando una crisis política.