Tegucigalpa. Por amplia mayoría, el Congreso de Honduras aprobó este martes el retiro del país de la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA).

La medida impulsada por el presidente de facto, Roberto Michelletti, fue ratificada con 128 votos a favor y cinco en contra, consigna La Prensa de Honduras.

La decisión se adoptó por considerar que el organismo violenta los principios de autodeterminación de los pueblos y la no intervención en asuntos internos de otros estados.

Honduras había adherido al ALBA durante la presidencia de Manuel Zelaya, derrocado mediante un golpe de Estado el 28 de junio pasado.

Los países que integran el bloque no reconocen al régimen de Micheletti y han presionado por la restitución de Zelaya.

El bloque encabezado por Venezuela es integrado, además, por Bolivia, Cuba, Dominica, Nicaragua, Ecuador, San Vicente y las Granadinas, y Antigua y Barbuda.

Amnistía. El Congreso hondureño también tenía previsto analizar un proyecto de amnistía a los involucrados en el golpe contra Zelaya, pero la junta directiva decidió aplazar su revisión.

La propuesta del presidente electo, Porfirio Lobo, que debe iniciar su mandato el próximo 27 de enero, será revisada cuando se instale el nuevo Congreso.

Los actuales legisladores concluyen el próximo 18 de enero su gestión de cuatro años, día en que asumirán los 128 nuevos parlamentarios.

La amnistía considera delitos como traición a la patria, contra la forma de gobierno, terrorismo, sedición, manifestaciones, reuniones violentas y delitos cometidos por los funcionarios, como el abuso de autoridad.

También revocará la expatriación de la que fue objeto Zelaya por parte de los militares que lo capturaron el 28 de junio.