Ciudad de Panamá. La percepción de los ciudadanos de Latinoamérica respecto a la estabilidad política sigue siendo negativa y los partidos políticos registran niveles alarmantes de falta de confianza entre la población, según el Barómetro de Gobernabilidad de 2009, que evalúa a la percepción de la población en 21 países de América Latina e Iberoamérica y es elaborado por el Consorcio Iberoamericano de Investigaciones de Mercado y Asesoramiento, CIMA.

Solamente Uruguay (60%), Colombia (53%) y Estados Unidos (50%) presentan un porcentaje por encima de 50% respecto a si sus presidentes le han dado adecuado manejo a la estabilidad política del país.

Marcan entre 30% y 50%, México (43%), El Salvador (43%), Honduras (41%), Brasil (36%), Puerto Rico (34%), Venezuela (32%) y España y República Dominicana (31%)

En los lugares más bajos se encuentran Portugal, (18%),Panamá (16%), Argentina (14%), Paraguay (12%) y Nicaragua (10%).

En cuanto a las instituciones, dentro del gobierno las Fuerzas Armadas son las que gozan de mayor prestigio. En Puerto Rico se tiene el nivel más alto de confianza hacia esta institución, con 78%. Le siguen México (77%), Colombia (63%), Estados Unidos y Nicaragua (62%), El Salvador, Brasil (61%), Portugal y Chile (60%), Bolivia, Ecuador (56%), Venezuela (53%) y República Dominicana (50%).

Estos porcentajes de confianza de las Fuerzas Armadas contrastan con los que recibe la Policía. En promedio sólo 27% de los ciudadanos de los países encuestados confían en esta institución. Sólo tres países muestran una tendencia distinta: Estados Unidos (57%), Puerto Rico y Chile (55%). Mientras que en 9 de los países analizados, los porcentajes de confianza están por debajo de 30%.

Dentro de las instituciones políticas el Congreso y los partidos políticos presentan niveles críticos de confianza. Solo el 22% de los ciudadanos de Latinoamérica confía en el Congreso de su país. Los niveles más bajos se presentan en Costa Rica (19%), Argentina (16%), Nicaragua (12%), Ecuador (12%), Paraguay (11%), y Perú (8%). El único país en donde la confianza está por encima de 50% es en Estados Unidos.

Los partidos políticos siguen siendo la institución más desprestigiada en Latinoamérica. El promedio de confianza es de tan sólo 12%. En todos los países los porcentajes son alarmantes, solo Uruguay, y Estados Unidos (hispanos) están por encima de 30%.

Los más bajos son: Honduras, Venezuela y Panamá (15%); Portugal, Chile, Puerto Rico y México (14%); Colombia (12%); Paraguay y Bolivia (11%); Argentina, Costa Rica y Nicaragua (10%); Perú (9%); Brasil (8%); y Ecuador (7%).

Mayores problemas. Los principales problemas que preocupan a los latinoamericanos con la seguridad (26%), el desempleo (18%) y la corrupción (18%),

En 9 de los 21 países analizados -Costa Rica, Guatemala, Salvador, Brasil, Venezuela, Panamá, México, Argentina y Uruguay) - la seguridad se percibe como el problema más grave.

En tanto, la gente de 8 países -Colombia, Paraguay, Portugal, Chile, Ecuador, Honduras, España y Nicaragua- se siente manifestó más inquieta por el tema del desempleo.

Para los peruanos, bolivianos y dominicanos, su principal preocupación es la corrupción; mientras que los latinos de EE.UU y los portorriqueños se preocupan por la economía del país.

La preocupación del desempleo es un reflejo del impacto que la crisis financiera ha tenido en la región. Para Colombia (31%), Paraguay (36%), Ecuador (31%), Nicaragua (30%), Chile (27%), y Honduras (26%), el desempleo es el principal problema. Pero los porcentajes se disparan cuando se trata de España (65%) y Portugal (51%).

También el fenómeno de la recesión queda de manifiesto en que para Puerto Rico (37%), y los hispanos en Estados Unidos (46%), la mayor inquietud radica en la economía.

En cuanto al tema de la inseguridad, es un problema para muchos países, especialmente Venezuela, donde 63% lo considera el tema más grave del país.

En cuanto al futuro, a pesar de la crisis económica internacional, los latinoamericanos son optimistas el respecto y 71% estima que este año su situación económica va a estar mejor o igual.

Sin embargo, los latinoamericanos son pesimistas respecto al rumbo del mundo, pues sólo 23% considera que va por buen camino y sólo 37% dice a que su país va por una buena dirección.

Hay división respecto a si la crisis económica afectó sus vidas: mientras 47% considera que los afectó, 50% se manifiesta al contrario.

Los países en donde se ve un mayor impacto son Nicaragua (67%), México (64%), Estados Unidos entre la población latina (63%), El Salvador (62%), Chile (61%),Puerto Rico (58%), Ecuador (57%), y República Dominicana (51%).

Al evaluar las repercusiones de la recesión, 57% dice que se han visto en la necesidad de reducir sus ingresos; 28% decidió abstenerse de hacer alguna compra importante; 19% fue testigo de la pérdida de empleo de algún pariente, y 17% vivió en carne propia la pérdida de su trabajo.

La población de Paraguay y Uruguay es la que registra menores impactos, con 12% y 24% respectivamente.