Excelsior.com.mx. Aunque los temas se extienden al menos a 30 asuntos, siete son las reformas que fueron colocadas por todos los grupos parlamentarios del Senado y la Cámara de Diputados para ser procesadas durante el periodo ordinario que comienza este domingo.

Energética, financiera, hacendaria, política, electoral, las leyes secundarias de telecomunicaciones y la ley General del Servicio Profesional Docente están en las agendas que el PRI, PAN y PRD aprobaron en la última semana previa al arranque del segundo año de trabajo de la LXII Legislatura, y en las cuales fueron incluidas nuevamente transparencia y combate a la corrupción.

Todas, sin embargo, enfrentan oposiciones férreas dentro y fuera de los recintos parlamentarios, incluso están sujetas a condicionamientos por parte de alguna de las fuerzas políticas.

Los senadores y los diputados federales del PAN, por ejemplo, acordaron que si el PRI no aprueba la segunda vuelta en las elecciones presidenciales, la reelección legislativa consecutiva, la aprobación de los secretarios de Estado por parte del Senado y la creación del Instituto Nacional de Elecciones, como parte de las reformas político y electoral, no van a votar ninguna de las reformas económicas, como son la energética y la hacendaria.

Los diputados y senadores del PRD, por su parte, están decididos a no permitir que el PAN y el PRI aprueben una reforma energética que abra la puerta a la inversión privada y, ante la carencia de votos para frenarlos en el Legislativo, han decidido salir a las calles en busca de que sea la movilización social la que los obligue a no concretar la reforma.

Por su parte, los priistas tienen claro que enfrentarán una negociación difícil, y promueven el principio de que ninguna de las reformas debe condicionar a otra. Cada una tiene su propio proceso.

A partir de este lunes, cuando comienza formalmente el trabajo legislativo en comisiones, las Cámaras activan la discusión de la ley que ha generado intensas protestas, la General del Servicio Profesional Docente, en la que el PRI, PAN, PVEM y Nueva Alianza tienen consenso, frente a la oposición del PRD, PT y Movimiento Ciudadano.

El dictamen, aprobado hace dos semanas por mayoría en la comisión de Educación, será presentado el martes en el pleno de la Cámara de Diputados; la idea es dispensarle las dos lecturas para que sea aprobada ese mismo día y salga al Senado.

Como es una ley nueva, necesita la mitad más uno de los votos en el Senado, es decir, requiere de 65 sufragios; el PRI, junto con el Partido Verde y Mónica Arriola, única senadora de Nueva Alianza, suma 62 votos; es decir, sólo le faltan tres para lograr su aprobación, y eso lo puede conseguir con el grupo de panistas no calderonistas que respaldan los acuerdos asumidos por sus compañeros de la Cámara de Diputados y el presidente nacional de su partido, Gustavo Madero.

La ley generó la protesta de la CNTE que, incluso, ya acordó que no permitirán su aplicación en Oaxaca, donde tienen dominio.

Otra reforma que se prevé salga con facilidad será la financiera, que consiste en 13 decretos, y que está programada para votarse el próximo miércoles en la Comisión de Hacienda de la Cámara de Diputados, que preside el panista José Isabel Trejo.

De acuerdo con los senadores que han estado cerca del proceso de discusión de esta reforma, la cual ha sido cabildeada directamente por el secretario de Hacienda, Luis Videgaray, con los senadores de todos los partidos, los senadores del PRI, PVEM y una parte del PAN y PRD están de acuerdo en los términos consensuados por los diputados federales.

La reforma hacendaria se presentará a la Cámara de Diputados el 8 de septiembre, junto con la propuesta de Ley de Ingresos de la Federación y el Presupuesto de Egresos.

El propio secretario de Hacienda ya explicó a los senadores de todos los partidos y a los diputados del PRI que la reforma consiste en gravar la economía informal, cobran más a quien más tiene, eliminar los regímenes de excepción, ajustar el régimen de consolidación fiscal, incluirá el nuevo sistema de seguridad social para todos, así como el cambio de régimen fiscal de Pemex; la expectativa de que se graven algunos alimentos denominados gourmet se mantiene entre los legisladores, aunque el funcionario federal no ha hablado al respecto.

David Penchyna, presidente de la Comisión de Energía, y Enrique Burgos, nuevo presidente de la Comisión de Puntos Constitucionales, que encabezaba Raúl Cervantes, nuevo presidente del Senado, comienzan también el proceso para la discusión de la reforma constitucional en materia de energía, con base sólo en las propuestas del presidente Enrique Peña Nieto y el PAN.

Ambas fuerzas políticas tienen dos puntos de disenso de fondo: el PAN quiere que haya concesiones a empresas particulares y se quiten del Consejo de Administración de Pemex los cinco asientos que tiene el Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM), que encabeza el senador Carlos Romero Deschamps, y este compromiso se incluya en los transitorios de la reforma constitucional; los priistas no quieren concesiones y todavía no fijan su posición respecto al consejo de administración.

En cuanto al paquete de reformas en materia de telecomunicaciones, la previsión es que el debate comience en la Cámara de Diputados, donde la comisión que preside el priista Héctor Gutiérrez de la Garza tendrá la responsabilidad de construir acuerdos, mientras que en el Senado será el panista Javier Lozano y la perredista Alejandra Barrales quienes tengan esa encomienda.

Urgen negociaciones. Los temas que interesan a los partidos enfrentan conflictos.

-Reforma energética: El PRD la critica. El PAN la ha condicionado.

-Reforma financiera: Tiene acuerdos generales.

-Reforma hacendaria: El PAN la ha condicionado. Algunos perredistas la critican.           

-Reforma política: El PRI no la ha priorizado.

-Reforma electoral: El PRI no la ha priorizado.

-Leyes secundarias de telecomunicaciones: Controversia entre la IP.

-Ley General del Servicio Docente: Hay oposición del PRD, PT, MC y de la CNTE.