El consulado de Costa Rica en la capital nicaragüense permanecerá cerrado de forma temporal, informó este sábado una fuente diplomática.

La sede diplomática costarricense, en un comunicado de prensa, reiteró que el consulado de ese país en Managua permanecerá cerrado de forma temporal hasta nuevo aviso.

Según el documento diplomático divulgado en Managua, el cierre temporal se debe a las "situaciones" presentadas en los últimos días que ya están "fuera" de su control y competencia. En ente contexto, no pueden "garantizar" la seguridad y una correcta prestación de sus servicios, conforme a lo que establece la convención de Viena sobre Relaciones Consulares (1963).

Sin embargo, el comunicado explicó que los consulados costarricenses en las provincias de Chinandega (a 132 kilómetros al oeste de Managua) y Rivas (a 111 kilómetros al sur de la capital y limítrofe con Costa Rica) estarán abiertos al público con su "funcionamiento" normal.

"Los consulados de Chinandega y Rivas han sido reforzados con personal adicional para garantizar una atención más eficiente a los usuarios", aclaró la nota costarricense.

En un acto público realizado la noche del martes, el presidente nicaragüense, Daniel Ortega, llamó a Costa Rica para que se entable un diálogo por el conflicto fronterizo entre ambos países, e indicó que su país podría reclamar la provincia de Guanacaste que se anexó a Costa Rica en 1824, mientras Nicaragua vivía una ocupación militar.

Estas manifestaciones provocaron que el día siguiente la presidenta costarricense, Laura Chinchilla, llamara a una reunión a su ministro de Relaciones Exteriores, Enrique Castillo; y al embajador de Costa Rica en Nicaragua, Javier Sancho, para analizar la situación.

Tras el encuentro, Chinchilla anunció que se citará al embajador de Nicaragua en San José para entregarle una "enérgica nota de protesta", así como informar de la situación a la Organización de Estados Americanos y a la Organización de Naciones Unidas.