Buenos Aires, Xinhua. Reiterados y coincidentes reportes periodísticos que emiten las radios y canales de TV abierta y por suscripción desde la ciudad de Rosario, provincia de Santa Fe, unos 360 kilómetros al norte de Buenos Aires, aseguraron que "son 9 los muertos, 21 desaparecidos y 63 los heridos de diversa consideración" que produjo un escape de gas este martes cerca de las 9:30 horas locales (1230 GMT), en la intersección de Boulevard Oronño y la calle Salta en aquella localidad.

De hecho, las autoridades sanitarias, policiales, de los bomberos y de la Defensa Civil, poco después de las 16:00 horas locales (1900 GMT) admiten que "las cifras oficiales de fallecidos, heridos y desaparecidos puede crecer con el correr de las horas".

El ministro de Defensa, Agustín Rossi y, el secretario de Seguridad de la Nación, Sergio Berni, se encuentran en aquella ciudad donde junto con el gobernador provincial Antonio Bonfatti y la intendenta(Alcaldesa) rosariana Mónica Fein acompañada de su gabinete, coordinan las acciones para mitigar los efectos de la tragedia, las acciones de rescate de los heridos y aquellos que aún se encuentra atrapados entre los escombros.

Equipos especializados de la Policía Federal (PFA) con perros para desarrollar búsquedas de sobrevivientes en zonas de catástrofe recorren los escombros en procura de rescatar a quienes aún se encuentran con vida entre los restos de un edificio de 10 pisos que se derrumbó completamente.

Con ese objetivo, la totalidad de los sistemas de medios de comunicación rosarinos se pide a los vecinos que se encuentran en la zona que permanezcan en silencio y a los automovilistas que no hagan sonar los claxon de sus vehículos para poder escuchar las voces de auxilio de aquellos que tapados por los restos de las construcciones destruidas tratan de orientar a los rescatistas.

Aun permanecen fuera de sus viviendas de las que fueron evacuados,la totalidad de los vecinos que residen en un área de aproximadamente dos manzanas a la redonda desde el epicentro de la explosión.

Un total de once colegios en los que el dictado de clases fue suspendido minutos después del estallido ya se sabe que durante por lo menos dos días permanecerán cerrados.

El fuego que provocó el escape de gas, fue extinguido cerca de las 14:45 horas locales (1745 GMT), confirmó la Defensa Civil, mientras que el secretario de Salud rosarino, Leonardo Caruana, ratificó que"suman hasta el momento 9 los fallecidos" como consecuencia de la tragedia en tanto que resaltó que "se elevó hasta 63 el número de heridos de diversa consideración que son atendidos en los sistemas de salud pública y privada de la ciudad que se encuentra en estado de máxima alerta".

Caruana, además, reportó que "buscamos con intensidad a varias personas cuyos familiares, amigos o compañeros de trabajo aseguran que se encuentran desparecidas", aunque prefirió no confirmar ni desmentir la cifra de 21 que con insistencia aunque extraoficialmente mencionan rescatistas, policías, sanitaristas y bomberos.

Hasta el momento, ninguna autoridad ha querido arriesgar una estimación del monto dinerario de los daños materiales que causó la tragedia que recién comenzarán a evaluarse en los próximos días para poder establecer, asimismo, la forma en que se asistirá a los afectados.

Cuando sobre Rosario comienzan a extenderse las sombras por la caída del sol y se activa el alumbrado público en el resto de la ciudad, en el área afectada, lentamente, va ganando la oscuridad por lo que los servicios de emergencia ponen en funcionamiento enormes grupos electrógenos lo que permite imaginar que las operaciones de rescate y remoción de escombros no se suspenderán durante la noche.

Entre tanto, cientos de efectivos de la policía de la provincia de Santa Fe, de la Gendarmería Nacional (GN) y de la Prefectura Naval(PNA), comenzaron a rodear la zona de operaciones para evitar actos de saqueo o pillaje ya que, durante la mañana, cuando los bomberos trabajaban incansablemente para controlar y extinguir el fuego, fueron robados por un grupo de vándalos que los despojó a esos servidores públicos de sus efectos de valor personales y de elementos valiosos para realizar la tarea.

El secretario Caruana, en un reciente diálogo telefónico con esta agencia poco después de las 17:30 horas locales (2030 GMT) aseguró que aun operan en la zona "un total de 26 ambulancias que desde el primer momento fueron desplazadas al lugar donde se produjo la explosión" y,destacó que "también continúa en estado de máxima alerta el Sistema Integrado de Emergencias Médicas (SIEM), desde donde se opera todo el sistema sanitario público y privado en Rosario".

La diseñadora gráfica Florencia Papucci -- vecina del lugar -- le dijo a Xinhua que "la explosión fue tremenda" y aseguró que "se sintió un temblor, como un terremoto" en el momento del estallido.

Las emisiones radiales de emisoras ubicadas en pueblos cercanos a Rosario permiten afirmar que "la explosión fue audible en un radio aproximado a los 30 kilómetros".

En una amplia zona del centro rosarino los servicios de gas y luz se encuentran suspendidos como parte de las medidas de prevención.

Una de las afectadas y testigo de la tragedia, domiciliada a poca distancia del epicentro de la explosión, la diseñadora gráfica Florencia Papucci quien dialogó telefónicamente con Xinhua cuando aún se encontraban sensiblemente conmovida, describió sus sensaciones: "La explosión fue tremenda. Sentí como un temblor, como un terremoto, que se me movía el piso y creo que entgré en estado de pánico. Lo único que quería era irme de aquí y comencé a llamar por teléfono a Juan, un amigo, para que me sacara de aquí y sentirme segura".