En el marco de la toma de posesión de cargos de los ministros de Coordinación Política, Doris Soliz; Relaciones Exteriores, Ricardo Patiño; Electricidad, Miguel Calahorrano; y de la Secretaría de Pueblos, Alexandra Ocles, se dio inicio al proyecto de radicalización de la revolución ciudadana.

“Hemos sembrado tres años y ahora es momento de la cosecha de obras... Esta revolución ciudadana no la para nada ni nadie”, manifestó Correa durante su discurso en el salón Amarillo.

El presidente ecuatoriano, Rafael Correa tomó juramento a los funcionarios de gobierno y aprovechó de reconocer la labor hasta ahora realizada por cada uno.

Asimismo, expresó satisfacción por los cambios realizados al interior de su gabinete, hizo hincapié en el hecho que en su gobierno se sumen más mujeres.

Sin embargo, no se alegró con la salida del ex ministro, Fánder Falconi, a quien agradeció públicamente por su labor en la estructuración de una nueva política exterior.

“Son dolorosas las cosas que pasan, probablemente el tiempo dirá quién tuvo la razón. Somos como un barco, algunos se quedaron en puerto, otros cruzamos la tempestad”, manifestó en relación al caso ITT que provocó el impasse con Falconí, según declaraciones reproducidas por El Telégrafo.

El Presidente de Ecuador comentó que la creación de esta dependencia fue una sugerencia del mandatario brasileño Luiz Inácio Lula da Silva para mantener un permanente contacto con las organizaciones sociales.

De tal modo, Correa sostuvo que el Gobierno tiene una responsabilidad con el pueblo, razón por la cual, solicitó a sus ministros avanzar rápido en el proyecto de revolución ciudadana. Correa explicó que será necesario difundir el proyecto de revolución ciudadana para enfrentar a los grupos desestabilizadores.

Además afirmó que mete sus dos manos al fuego por el ministro Patiño. En tanto, Calahorrano precisó que los proyectos emprendidos por la actual administración, como el Coca Codo Sinclair, el Toachi Pilatón y el Minas-La Unión, permitirán al país no volver a pasar por una crisis energética como la sufrida desde noviembre anterior y que motivó a iniciar un plan de racionamiento eléctrico en el Ecuador.

Por su parte, Alexandra Ocles manifestó que su hoja de ruta se basa en el fomento de la participación ciudadana, en las veedurías y en la estructuración de un Estado plurinacional y pluricultural.

En tanto, Doris Soliz inició su discurso con una diferenciación del concepto de política. La funcionaria sostuvo que antes la política era vista como sinónimo de corrupción, como el hombre del maletín y nadie quería participar de ella.

En este sentido, sostuvo que la política es la búsqueda del bien común, de la diversidad de los pueblos y de la apertura al diálogo.

“Habrá una transformación institucional, del Estado y del Buen Vivir”, anotó.

A su vez, el nuevo ministro, Ricardo Patiño mencionó que desde sus nuevas funciones impulsará la soberanía, así como desde la Unasur promoverá la integración regional con visión multipolar. Añadió que para este año tiene previsto conformar el Banco del Sur y organizar foros en torno al ITT.