Quito. El presidente de Ecuador, Rafael Correa, ofreció este jueves disculpas a un ciudadano que fue maltratado por la fuerza pública tras ser apresado por faltar el respeto al mandatario.

Este miércoles, el ecuatoriano Carlos Julio Solano, un empleado privado de 40 años, supuestamente realizó gestos obscenos e insultó a Correa, quien salía de una entrevista con un medio local en la ciudad costera de Machala, en el sur del país.

Correa decidió bajarse del vehículo en que se transportaba para increpar en tono molesto al ecuatoriano, quien minutos después fue apresado por uniformados que lo obligaron violentamente a subir a un vehículo policial para su posterior traslado a una cárcel.

"Es falso que el presidente haya ordenado que lo detengan. A ningún ciudadano, por cualquier delito que haya cometido, se le puede tratar de esa manera, me siento abochornado que eso suceda en nuestro gobierno", dijo Correa durante la ceremonia de juramento del nuevo canciller del país y otros ministros.

Solano fue liberado horas después de haber sido apresado.

Los mayores diarios del país publicaron en sus portadas fotografías del momento en que policías violentamente obligaban al ciudadano a subirse a un vehículo y presionaban su cabeza contra el piso del auto, en medio de la protesta de sus familiares.

La policía argumentó que el ciudadano "cometió los gestos e insultos, y también trataba de instigar a las personas que se encontraban en el lugar", según medios locales.

"Personalmente, en nombre del presidente, del Estado quiero expresar mi sincera disculpa a Julio Solano, a su familia por el maltrato que ha sido objeto", dijo Correa.

"El (Solano) cometió un error, pero el Estado ha cometido un error mayor", agregó al señalar que los policías que apresaron al ecuatoriano serán sancionados.

Esta es la quinta ocasión en que el mandatario increpa a ecuatorianos que realizan gestos o muestran carteles cuestionando su gestión.