Buenos Aires. La mandataria argentina ofrece esta sábado un asado a los diputados y senadores oficialistas y al gabinete nacional como instancia para definir la estrategia a seguir contra la oposición en el Congreso.

Entre los asistentes, hay una fuerte expectativa sobre posibles anuncios de la Presidenta. En tanto, diversas fuentes legislativas y gubernamentales adelantaron que uno de los temas centrales de esta "cumbre oficialista" será la situación fiscal de las provincias.

Asimismo, el objetivo central del gobierno argentino es neutralizar la ofensiva de la oposición en el Congreso, que impulsa la coparticipación del impuesto al cheque, lo que le provocaría al Tesoro nacional un agujero de casi 12.000 millones de pesos anuales, que serían repartidos entre las provincias.

La presidenta Fernández presiente que la fidelidad de los gobernadores y legisladores peronistas puede tener un límite: éstos necesitan votos para revalidar sus mandatos en 2011 y esos recursos son fundamentales.

La primera resistencia la dio el senador kirchnerista por Misiones, Luis Alberto Viana, al confirmar que no asistiría porque calificó al encuentro como una "reunión social en la que sólo hablará la presidenta".

"Si me invitan para discutir voy a ir. Pero será para defender la ley del cheque y explicar mi posición", aclaró el parlamentario argentino, según declaraciones reproducidas por La Nación de Argentina.